Además, en el marco del estreno de la ópera Brundibár, quedó en la pasada jornada inaugurada la escultura de la niña judío alemana Ana Frank, obra del artista uruguayo Rubens Fernández Tudurí (1920-1993), cuyo original se encuentra emplazado en el Parque de la Amistad desde abril de este año. Esta escultura fue realizada en 1965 y se presentó el pasado enero en el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

Por otra parte, se presentó el yeso de la escultura del “Ángel de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA)”, de Ramón Cuadra, dispuesto también en el hall del Auditorio, frente a los ascensores y el árbol “Butterfly”, en proximidad a la platea baja. La primera obra representa un ángel que baja a consolar el dolor y desesperación de los familiares de las víctimas de la AMIA.

El árbol “Butterfly”, realizado por alumnos del curso de Cerámica de la Escuela de Artes y Artesanías “Dr. Pedro Figari”, con la coordinación de la profesora Virginia Badalá, representa un canto a la vida.

Visitas guiadas

También quedó instalada la obra “Música y Artes Escénicas” de José Gurvich, en el foyer de platea baja del Auditorio, junto a bocetos de escenografías y vestuarios para obras teatrales.

En este contexto, comenzó una nueva modalidad de visita guiada en el Auditorio, con intervención artística. Esta modalidad comenzará a funcionar jueves y sábados en doble horario, a partir del 16 de julio, e incluye un recorrido por el Auditorio con intervenciones de alumnos de la Escuela Nacional de Arte Lírico, con la dirección de Fernando Toja.