Por: Roberto Caballero, Analista

Yo creo que es grave, muy grave la falta de nivel político y responsabilidad de la oposición. A esto debemos sumarles las cada vez más continuas agresiones verbales, cuasi insultos, diariamente en las páginas de El Observador y El País, así como las salidas a los medios de prensa en las que no escatiman la violencia verbal.

Por tanto, viendo lo que sucede en algunos países vecinos, donde se aplicó este método político violentista con cierto resultado favorable a las ultra derechas, cada día me convenzo más que el atentado a la periodista Isabel Prieto y su compañero López Mercao, se enmarca en este gravísimo accionar de los sectores reaccionarios nostálgicos de épocas pasadas, para los que el fin justifica los medios.

El FA, el Gobierno frenteamplista, aquellos sectores democráticos de otros partidos y los militantes frenteamplistas e izquierdistas en general, debemos pasar a una nueva etapa en la lucha por la Liberación Nacional.

En esta etapa, por el cuarto gobierno del Frente Amplio, la defensa irrestricta de la democracia en su totalidad pasa a ser determinante, por lo cual no podemos dejar pasar más las prácticas violentas antidemocráticas que atentan contra la libertad y la democracia. ¡Hoy más unidos que nunca!