Ayer se cumplió un nuevo aniversario del fallecimiento del general Líber Seregni, quien fuera presidente del Frente Amplio por un largo período. Su presencia en el escenario político uruguayo fue de gran significación política, en tanto su personalidad lo llevó a transformarse en uno de los más grandes conductores de las corrientes progresistas de Uruguay y de Latinoamérica.

Seregni fue el primer presidente de la coalición de izquierda, pero también el primer candidato a la Presidencia de la República por el Frente Amplio. Sus orígenes políticos están en filas del batllismo del Partido Colorado, ideología y pensamiento que Seregni recreó dentro de las estructuras del Frente Amplio.

Ese pensamiento batllista fue al encuentro del pensamiento antioligárquico y antiimperialista de la izquierda clásica uruguaya, conformando así un nuevo pensamiento que volvió a vivir dentro del Frente Amplio. Seregni fue un custodio de lo más progresista del liberalismo batllista y de las corrientes marxistas y nacionalistas que confluyeron dentro de la coalición de izquierda y que se catapultaron al conjunto de la sociedad.

Los fuertes enfrentamientos con las instituciones armadas que protegían a los intereses más retrógrados de nuestra sociedad, no impidieron que Seregni ganara prestigio en las fuerzas armadas, tanto antes del golpe de Estado, como después del quiebre institucional.

Su compromiso con la institucionalidad democrática lo llevó a que los sectores derechistas del instituto armado lo apresaran durante ocho años; detenido en 1976 y liberado el 19 de marzo de 1984. La presidenta del Frente Amplio, Mónica Xavier, lo recuerda diciendo que “Cuando evocamos al General hablamos de paz; hablamos de libertad; hablamos de tolerancia; hablamos de la indeclinable lucha por igualdad de oportunidades. Y tenemos presente su espíritu de unidad y de conciliación. Cuando lo evocamos nos inspiramos en el político y en el estadista con una visión que trascendió a su propio tiempo”.

En 2003 anuncia su retiro de la política activa, durante el 4to. Congreso del Frente Amplio. En 2004 disuelve el Centro de Estudios Estratégicos 1815 y da su último discurso en el Paraninfo de la Universidad, considerado como su testamento político y una de las reflexiones políticas más agudas en la historia de la izquierda. El general Líber Seregni, llamado “General del Pueblo”, murió el 31 de Julio de 2004, apenas tres meses antes de la primera victoria del Frente Amplio a nivel nacional”. Dentro del Frente Amplio se creó un agrupamiento de corrientes que lleva su nombre: “Frente Líber Seregni”.

Con el paso de tiempo su pensamiento revolucionario será recogido por nuevas generaciones que hoy buscan encontrarse en plena obra de un tercer gobierno frenteamplista.