El ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, el subsecretario, Pablo Ferreri, y el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, brindaron una conferencia de prensa, tras participar de la reunión con representantes de los partidos de oposición (Nacional, Colorado, Independiente y Asmblea Popular) en la Torre Ejecutiva.

Astori destacó el aumento del presupuesto destinado a la Educación. Aseguró que los salarios de los docentes crecieron 64 % en los últimos diez años, lo que revela un “esfuerzo importante”, en sintonía con la propuesta realizada el viernes pasado al sindicato, que prevé un aumento real de 3,5 %.

Además, afirmó que el “22 % de los incrementos de gasto público en esta década fueron con destino a educación. En términos reales, el presupuesto de ANEP creció 122 %”. “El incremento de UdelaR llegó a 118 % y de INAU 192 %. Es enorme el esfuerzo realizado por la sociedad uruguaya para apoyar a la educación pública”, sostuvo el ministro Astori.

En tanto, de manera unánime, los coordinadores de las bancadas de Diputados de la oposición, nacionalistas, colorados, independientes y de Asamblea Popular, destacaron que la ley de Presupuesto que regirá los destinos económicos del país en el quinquenio no traerá cambios en materia tributaria.

El coordinador de la bancada de Alianza Nacional, el diputado Jorge Gandini, dijo a LA REPÚBLICA que el presidente Vázquez ha cumplido con su promesa de campaña electoral en el sentido de no crear nuevos impuestos más allá de la restitución del impuesto de Primaria para determinados productores agropecuarios. “No hay impuestos nuevos, ni aumento de alícuotas ni caída de exoneraciones en lo que nos informaron sobre el Presupuesto. Eso es algo positivo”, destacó Gandini en diálogo con este diario.

El legislador aclaró que “solo nos informaron de un avance” de la ley presupuestal y no descartó, pese a tener conocimiento del contenido básico de la ley, que “cuando llegue al Parlamento se dará un duro debate”.

Los restantes coordinadores de las bancadas de la oposición destacaron también como “positivo” el núcleo del proyecto de presupuesto quinquenal calificándolo incluso de “cauto y prudente”.

En tanto, el herrerista Jaime Trobo contó en el encuentro que “planteamos la necesidad de mirar el presupuesto, no solamente desde el sector público, sino también de los sectores productivos de la actividad privada, que son los que llenan la caja para el gasto público”, destacando la intención de contener el ingreso de funcionarios a la órbita estatal y la reducción de las vacantes en organismos del Estado. Subrayaron que habrá mantenimiento del salario real entre los funcionarios del Estado. Trobo dijo que el presupuesto es negativo porque incluye “restricciones”.

Por su parte, Daniel Radío, el diputado del partido Independiente, consideró que a su entender en el contexto “desfavorable” en el mundo, el presupuesto está enmarcado en un criterio de “cautela y prudencia”.

Entre los colorados hubo similares comentarios sobre el proyecto y destacaron los rubros que en materia de gastos e inversión se destinan a la enseñanza: un 39%.

Los representantes subrayaron además el hecho de que el gobierno traslada sus certezas económicas para los próximos dos años y que, luego, se irá ajustando en base a los mensajes en las rendiciones de Cuenta.

Para Gandini, “en el 2018 volveremos a debatir y todo comenzará a analizarse nuevamente”, consideró, porque “el gobierno no tiene certezas para más allá de los próximos dos años”.

Contó que desde el gobierno, los titulares de Economía y de la OPP esperan un 2.5% de déficit fiscal para el año 2019 y llegar al 6% del PBI para la Educación. Para el legislador nacionalista “esas cifras no son más que compromisos políticos asumidos porque no se pueden hacer proyecciones económicas a tan largo plazo”.

“Ley de 1968”

Los legisladores del partido Nacional promoverán el llamado a la comisión de asuntos laborales del ministro de Trabajo y Seguridad Social Ernesto Murro.

El motivo es el decreto de esencialidad aplicado a la Enseñanza pública. “El gobierno actuó sin gradualidad, al igual que los gremios de la educación”, consideró el diputado Gandini ante LA REPÚBLICA. Cree que se apeló “a una ley del año ‘68, durante el pachecato” para establecer la reanudación de las clases en la órbita pública.