Por: Marcelo Bustamante

Otero es dirigente emepepista y alcalde del Municipio A, cuya jurisdicción comprende los populosos barrios de Cerro, La Teja, Nuevo París, Casabó y Santa Catalina.

El próximo sábado estará presentando ante los vecinos lo actuado por el municipio en un Cabildo Abierto. El jerarca municipal habló sobre la gestión realizada en el territorio y sobre el futuro político a nivel de Montevideo.

Por un lado destacó las 200 asambleas barriales realizadas en los últimos cuatro años, aplicando políticas de cercanía con la población, y la participación del municipio A en proyectos de relevancia, como el rescate de espacios públicos, o la realización de audiencias públicas en el saneamiento para Casabó, la regasificadora y la Unidad Alimentaria.

En cuanto a lo político, consideró que blancos y colorados juegan sus cartas con la creación del Partido de la Concertación. Señaló que “por la vía de los hechos, han gobernado en conjunto por más de un siglo”.

No obstante, dice tener la certeza que el FA, “en mayo, con cinco períodos encima en la capital como caso casi único en el mundo, va por su sexto gobierno, sin descuidar nada. No hay nada que me haga pensar lo contrario. La parada fuerte es de blancos y colorados. El FA sigue siendo el mismo de 1971, unido por un solo programa, para ganar por el pueblo”.

Otero consideró viable que el FA vaya para las elecciones de mayo “con más de un candidato e incluso con tres. El MPP, apoya, en el caso de la elección departamental, la múltiple candidatura”.

Sostiene que el proyecto de izquierda cada vez está más renovado. “Los trabajos de los municipios han hecho que el proyecto de izquierda por suerte se rediscuta en el orden territorial, y que el gobierno de un programa de izquierda sea cada vez más cercano y con gobiernos de cercanía”, aclaró el alcalde.

Señaló que quien diga que cinco gobiernos del FA en Montevideo no son para estar permanente a prueba se equivoca. “Nosotros sabemos que no es fácil demostrar cosas nuevas, pero sé que la renovación va a venir por parte de la militancia y de trabajar cerca de los territorios. Por ahí pasa la renovación del proyecto”, acotó el jerarca municipal y dirigente del MPP.

Aclaró que el ABC municipal ha cambiado, y no es el mismo que estaba vigente cuando asumió Tabaré Vázquez en 1990.

Otero indicó que actualmente los vecinos de Montevideo reclaman permanentemente la creación de espacios públicos, su preservación y la dotación de servicios, como lo son los gimnasios al aire libre. Otra demanda surgida en los últimos años es la conformación de las Mesas de Convivencia Ciudadana. “En cuatro años instalamos cerca de 30 mesas de convivencia, que no funcionan todas al mismo tiempo.

En conjunto con el Ministerio del Interior se generaron estas instancias cuyos organismos se reúnen, según la demanda de la población. Alguna Mesa surgió por una situación puntual de inseguridad, luego pasó a funcionar como una comisión fomento y finalmente terminó con la obtención de una plaza cuyo proyecto resultó ganador del concurso del proyecto participativo.

El alcalde reconoció que el municipio A se vino reuniendo con vecinos de Casabó y Santa Catalina desde marzo de 2012 por el tema de la construcción de la planta regasificadora. También tuvo una participación activa en la propuesta de la Unidad Alimentaria a instalarse en la zona, informando a la población. Hubo otra asamblea pública por la ampliación del saneamiento al barrio Casabó.

Mencionó que el municipio A aporta a la recolección de residuos y ya procedió a erradicar unos 20 basurales endémicos, sobre todo en Nuevo París y Cerro. En esta jurisdicción se incorporaron contenedores de residuos. Otero destacó la tarea constante y diaria de limpieza en las playas a través de una cooperativa social.

Destacó que se viene haciendo a nuevo la rambla de Pajas Blancas, y resta colocar el alumbrado, y el lunes pasado comenzó la obra de la rambla Suiza en el Cerro.