La presentación del proyecto de ley ocurre en una jornada de intensas movilizaciones de los gremios de la Educación y Salud Pública, que están reclamando que el gobierno envíe un mensaje complementario atendiendo sus reclamos salariales. Para este mensaje el gobierno tiene plazo hasta el 20 de setiembre, aunque también hay posibilidades de modificación del proyecto en la discusión parlamentaria.

Según lo anunciado previamente, el presupuesto para los próximos dos años será de aproximadamente 1.100 millones de dólares tras un aumento de 470 millones respecto a lo previsto para el presente año.

El gobierno prevé un aumento de 280 millones de dólares para la Educación en 2016 y otros 190 millones en 2017. Se estima que un 39% del aumento del presupuesto para esos dos años se destina a la Educación, además un 16% de ese incremento irá al Sistema Nacional de Cuidados, 10% a infraestructura, 7% a Salud, 5% a seguridad, 5% al Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay-Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente y 4% a la descentralización y las intendencias.

Un 15% tendrá el destino del gobierno electrónico; computadoras portátiles; investigación e innovación; cuidado ambiental; fiscalías, Secretaría de Deportes; Ministerio de Defensa y el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca).

Las autoridades económicas insistieron que el presupuesto prevé una inversión de 12.300 millones de dólares, entre pública y privada, en el quinquenio para infraestructura.

El ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, dijo que el presupuesto prevé que en los dos primeros años lo destinado a la Educación será de entre el 4,7% y 4,8% del PBI. Al finalizar 2017 se alcanzará el 5% y, en los dos años siguientes, se proyecta llegar al 6%, aseguró.

También el presidente de la República, Tabaré Vázquez, se comprometió a llevar el presupuesto de la Educación al 6% del PBI para el fin de su mandato.

El proyecto presenta además una propuesta de reducción paulatina del déficit fiscal que pasará al 2,5% del PBI en los próximos dos años. El gobierno estima que en los dos próximos años la situación regional e internacional seguirá afectando la economía (se prevén crecimientos del PBI del 2,5%), pero que a partir de 2018 comienza una recuperación que tendrá impacto positivo y mejorará las oportunidades económicas del país, con crecimiento a tasas superiores al 3% anual.