Hoy completará con la asunción de los gobiernos departamentales de Rocha, Paysandú y Río Negro.

Adriana Peña reasumió ayer en la Intendencia de Lavalleja con el compromiso de “reforzar el cambio de la matriz económica” del departamento, pero sin dejar de apostar al sector agropecuario. Sostuvo que trabajará para asistir a los pequeños productores mediante, por ejemplo, la construcción de tajamares y la apertura en 2016 de una línea de crédito para asistirlos financieramente.

Además señaló que impulsará acciones para promover las atracciones turísticas de la zona.

En Soriano, asumió Agustín Bascou como intendente y anunció que tendrá un énfasis necesario “el mantenimiento del espacio público y vial, las políticas de Cultura, Deporte y Turismo.”

En Treinta y Tres, volvió a asumir el reelecto intendente, Dardo Sánchez, en una sencilla ceremonia. “Vamos a tratar de hacer las cosas mejor y más profundamente, con más obras de infraestructura en un departamento que le faltan inversiones”, aclaró en su discurso.

En Cerro Largo asumió nuevamente Sergio Botana. La particularidad es que el intendente Pedro Saravia no estuvo en el acto de asunción sino que firmó el traspaso poco antes de la ceremonia en la plaza pública. Botana reclamó la instalación en el departamento de una sede de la Universidad de la República y de la Utec. “Acá la Universidad tiene que llegar. Y los centros tecnológicos también. Los traeremos de Montevideo, Brasil o de donde sea”, subrayó.

Fernando Echeverría del Partido Nacional asumió en Flores y se comprometió a un “gobierno de puertas abiertas”. Dijo que sus prioridades serán el tránsito, el desarrollo de actividades sociales y deportivas.

En Artigas se dio la asunción de una Intendencia wilsonista a través de la persona de Pablo Carám, quien anunció que llevará adelante la gestión “como si fuera una tarea de todos los partidos.”

En Colonia, volvió al sillón departamental, el nacionalista Carlos Moreira, quien en su discurso, agradeció a su familia, a los 28 mil colonienses que votaron por él y a su equipo de trabajo.

Por su parte, Carmelo Vidalín volvió a la intendencia de Durazno y enfatizó que la administración anterior dejó un superávit de US$ 3,5 millones.

Por la noche, en San José reasumió el exintendente José Luis Falero.