“Les puedo decir que todos los paros se lamentan desde el Poder Ejecutivo porque son personas que quedan sin servicios, y en el caso de la enseñanza, chicos que no pueden asistir y padres que ven trastornada su actividad. Es un contratiempo para el país, no hay duda”, sostuvo.

En cuanto al pedido de más compromiso que hizo el presidente Vázquez durante el Consejo de Ministros público en Dolores, y que generó cierta molestia en algunos docentes, Muñoz dijo que no hay duda de que la educación no se hace sin docentes y que estos son pilares de la educación. “Si tenemos todos la responsabilidad de encarar primero el diálogo y después la suspensión de actividades, sería muy saludable”, subrayó.

Reiteró que el gobierno aspira a concretar el 6% del PBI para la educación en esta administración, “como lo anunció el presidente Vázquez, el presupuesto va a llegar a los 3.600 millones de dólares”. “Esto implica, como contrapartida, mejorar el rendimiento de todos, lo que implica tener todos responsabilidad en los temas que se abordan”.

Sostuvo que aún se trabaja para definir qué porcentaje del dinero se destinaría a salarios, y comunicó que solicitarán que los consejos de salarios comiencen a debatir el tema a la brevedad.

En cuanto a la participación que podrían tener los docentes en las transformaciones previstas en este quinquenio para la educación, Muñoz dijo que no se hará ningún cambio sin la participación activa de los docentes.

Negociaciones del TISA

Consultada por el acuerdo de comercio de servicios (TISA, por sus siglas en inglés) en la plataforma de reivindicaciones de los sindicatos, la ministra aclaró que “como muy bien señaló el presidente, no se ha definido nada y lo peor que puede hacer un país es no conversar y no explorar oportunidades, las cuales saldrán o no saldrán.

Siempre dijimos que ni la educación ni la salud están en el TISA. Que los sindicatos de la educación lo pongan en su plataforma nos llama la atención”, agregó.

“Los servicios que se conversan, de que se converse a que queden, hay un trayecto muy largo. Tampoco es solo voluntad del Uruguay que queden, también es voluntad de los otros países.

Capaz somos un país poco atractivo para el resto. Conversar hay que conversar siempre, porque TISA o no, pueden detectarse otras oportunidades para el país. Lo peor que puede hacer un país como el nuestro es negarse a conversar”, insistió.