El presidente español Mariano Rajoy, ha requerido al gobierno de Cataluña para que confirme si ha declarado la independencia. Este es el primer paso para activar la aplicación del artículo 155 de la Constitución. “Este requerimiento es previo a cualquiera de las medidas que el Gobierno puede adoptar al amparo del artículo 155 de la Constitución”, ha especificado Rajoy. Este artículo permite al gobierno central eliminar la autonomía de Cataluñá e intervenir esa zona de España

Los plazos otorgados al presidente catalán Carles Puigdemont fijan en el lunes 16, a las 10 de la mañana, el momento en el que debe haber contestado si “alguna autoridad de la Generalitat de Cataluña ha declarado la independencia y/o si en su declaración del 10 de octubre ante el pleno del Parlamento implica la declaración de independencia al margen de que esta se encuentre en vigor o no”, según el requerimiento que ya ha recibido Puigdemont.

Si el gobierno catalán no contesta, el Gobierno dará por confirmada la declaración de independencia. En el caso de que la respuesta sea afirmativa, el presidente de la Generalitat cuenta con otro plazo, hasta el día 19, a las 10 de la mañana, para que revoque la declaración.

“En caso de no atenderse el presente requerimiento, el Gobierno de la Nación, en cumplimiento de sus funciones atribuidas por la Constitución, propondrá al Senado la adopción de las medidas necesarias para el cumplimiento de sus obligaciones constitucionales y para la protección del interés general, al amparo de lo dispuesto en el artículo 155 de la Constitución española para restaurar el orden constitucional y estatutario vigente”.

En su declaración, en la mañana de ayer, Mariano Rajoy ha asegurado que “en la contestación al requerimiento el señor Puigdemont tiene la oportunidad de contestar a tantas llamadas desde tantos ámbitos para recuperar la legalidad”. La decisión ha sido apoyada por el PSOE que, en boca de su líder, Pedro Sánchez, ha respaldado la activación del artículo 155 de la Constitución, ante la secesión a plazos, y ha desvelado un acuerdo con el presidente del Gobierno para abordar una reforma de la Constitución en el próximo año.

En su declaración desde la Moncloa, Mariano Rajoy se ha dirigido a Puigdemont. “Si respeta la legalidad se pondría fin a un periodo de ilegalidad e incertidumbre. Es lo que todos esperan para poner fin a la situación que se está viviendo en Cataluña”, ha señalado después de insistir en que el Gobierno quiere ofrecer “certezas” y “claridad”, a los españoles y a los catalanes.

“Es preciso que vuelvan la tranquilidad y el sosiego. Seguiré actuando con prudencia y tranquilidad”, ha concluido. Rajoy ha estado negociando hasta última hora con el PSOE y Ciudadanos para recabar el “máximo consenso” ante los pasos que se van a dar tras la sesión plenaria que se celebró este martes en el Parlamento Catalán, en la que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, asumió el “mandato del pueblo” para que Cataluña se convierta en un estado independiente para después proponer suspender los efectos de la declaración de independencia.

El ejército se prepara

Durante los últimos días, el Ejército español ha enviado varios convoyes militares a Cataluña “para estar preparado ante cualquier contigencia”, ha afirmado el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) de España, el teniente general Fernando Alejandre, en declaraciones recogidas por el diario El País de España

El alto mando castrense ha aclarado que los convoyes enviados, hasta el momento, no incluyen fuerzas armadas, sino solo están cargados con material logístico. “Somos militares y nos gusta hacer planes y prever”, ha apostillado.

Estas medidas, agrega Alejandre, son parte de la preparación para respaldar a la Policía Nacional y la Guardia Civil, en caso de que el Gobierno central de España decide llevar a la práctica la llamada Operación Cota de Malla en Cataluña. “El Ejército no intervendrá en Cataluña si no lo ordena el Gobierno. Lo contrario sería un golpe de Estado”, ha dicho, Pedro Pitarch, un teniente general retirado.