Estos sitios identificarán personas, vehículos y objetos transportados con la finalidad de descubrir hechos delictivos en contraposición a los controles que están vigentes en este momento, que están basados en la inspección de la circulación del tránsito.

La iniciativa está integrada por la Dirección Nacional de Policía de Tránsito, la Dirección Nacional de Guardia Republicana, la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas y el área de seguridad de las diferentes jefaturas.

A su vez, los puestos de control estarán debidamente identificados por medio de un cartel, que se ubicará a 300 metros de la inspección. Luego de transitada esta distancia, la zona estará delimitada por conos y será la comprendida por el puesto de control, donde los conductores deberán detener la marcha y cooperar con los policías.