En la jornada del viernes se inició la temporada 2017/18 de la Premier League, un torneo que no presenta un claro candidato a ser campeón sino que son varios los equipos con posibilidades de coronarse.

En este informe repasaremos la realidad de los principales animadores de la edición 2017/18 de la Premier.

El duelo de Manchester

La enemistad entre los dos grandes de la ciudad de Manchester viene hace más de un siglo, pero como si la rivalidad entre estos equipos fuera poco, ahora nuevamente tendrá a Mourinho y a Guardiola sentados en ambos bancos de suplentes. El duelo que comenzó en España, con ambos dirigiendo a los dos más grandes, se trasladó a Inglaterra y tendrá un nuevo capítulo.

La temporada pasada el United se coronó en la Europa League y consiguió el pasaje a la Champions, mientras que el equipo de Guardiola logró su pase debido a su actuación en la Liga, pero no obtuvo ningún título. Por eso, con la Copa de Campeones como máximo objetivo, ambos equipos se han reforzado con todo: entre los dos gastaron más de 400 millones de euros.

Walker, Bernardo Silva y Mendy fueron los principales refuerzos para Guardiola; mientras que Lukaku y Matic se transformaron en Reds. Si bien ambos gastaron millones en refuerzos de calidad, los dos entrenadores buscaron cosas distintas: Mourinho prefirió jugadores que hayan rendido en la Premier, mientras que Pep apostó por grandes estrellas a nivel mundial pero con poca experiencia en Inglaterra, excepto Walker.

El Liverpool de Klopp

Con la llegada del revolucionario DT al conjunto de la ciudad de los Beatles, el equipo tuvo una importante lavada de rostro y un significativo cambio en su juego. Pero si hay algo que no pudo aportarle el alemán es regularidad. Su Liverpool supo dar vuelta un 0-2 contra el Dortmund en la penúltima Europa League, partido que ganó por 4-3, y también perder contra el Bournemouth cuando al minuto 60 ganaba 3-1.

La bipolaridad ha caracterizado al elenco Red en las últimas dos temporadas y el entrenador tratará de acabar con eso para finalmente poder ilusionarse con pelear nuevamente un campeonato o un torneo internacional, ya que se clasificó a la Pre Champions. En la última temporada, para remarcar esta característica, el Liverpool no perdió contra ninguno de los ocho mejores en la tabla pero sumó demasiados empates (10).

Las tres caras nuevas son: el lateral izquierdo de 23 años Andrew Robertson, Dominic Solanke, delantero de 19 y Mohamed Salah, egipcio de 25, que volvió a la Premier a cambio de 42 millones de euros pagados a la Roma. Lo único que podría complicar al Liverpool de cara a esta temporada, es la posible partida de Coutinho. Al brasilero lo sigue el Barcelona y es el apuntado para reemplazar a Neymar.

Chelsea, Conte y la defensa del título

Lo difícil es mantenerse. Y el Chelsea la tendrá bastante complicada. Primero porque los equipos que han terminado debajo suyo se han reforzado muy bien. Y segundo porque se fueron piezas claves en su funcionamiento y los que llegaron no parecen tener la misma jerarquía. Alvaro Morata arribó para suplir a Diego Costa, la gran referencia ofensiva y Tiemoué Bakayoko ocupará el lugar de Nemanja Matic.

Además, el Chelsea no salió a lo loco al mercado, algo extraño teniendo en cuenta que no sólo defenderá el título, sino que también disputará la Champions. Y deberá afrontar el comienzo de la liga sin Eden Hazard, la principal figura. Si bien el mercado todavía no terminó y el Chelsea tiene varios jugadores en su órbita, el panorama no es muy alentador para el aficionado Blue de cara a esta temporada.

El Everton va por todo

Las reestructuraciones en los planteles pueden ser positivas y también negativas. Esta, encabezada por Ronald Koeman, tiene todo para ser de las buenas. La partida de Romelu Lukaku no fue impedimento para que el Everton continúe apostando por su proyecto. Las incorporaciones de Jordan Pickford, Michael Keane y Cuco Martina para la defensa, Davy Klaassen para el mediocampo, la vuelta de Wayne Rooney, el hijo pródigo, y la llegada de Sandro ponen al conjunto de Koeman como una gran amenaza para los candidatos.

Apenas se abrió el mercado el Everton salió a la caza para reforzar su línea defensiva: Pickford llegó del Sunderland y Michael Keane del Burnley.

Con la vuelta de Rooney el Everton tendrá la experiencia y el liderazgo necesario, que además puede ser util para ejercer sobre una generación de jóvenes talentos que tendrán los Toffees esta temporada.

Con tantas cosas positivas, el Everton se transformó en uno de los equipos a seguir de cerca.

Arsenal y Tottenham: por las Copas

El Arsenal tendrá la obligación de pelear el campeonato, debido a que no clasificó a la Champions. Alexander Lacazette se transformó en el fichaje más caro en la historia Gunner. El francés llega desde Lyon con números muy difíciles de igualar en Premier, con casi un gol por partido. En él están depositadas las esperanzas de volver a tener un goleador que ayude a Alexis Sánchez en el ataque del equipo de Wenger. Gran parte de las aspiraciones están puestas en que su nuevo delantero se entienda de la mejor manera posible con el chileno.

Esta temporada para el Arsenal llegar a las Copas sería un éxito, teniendo en cuenta las carencias del plantel y el estancamiento que atraviesa de la mano de Wenger.

El Tottenham tendrá la dura tarea de no hacer de local en White Hart Lane. El estadio de Wembley será el lugar donde el equipo de Pochettino haga de local hasta que terminen las obras en el nuevo estadio. La mudanza causará un duro golpe para el equipo londinense porque la última temporada supo hacer de su casa una verdadera fortaleza: ganó 17 partidos y empató dos.

Quizá este sea el único impedimento por el cual los Spurs puedan no llegar a pelear el campeonato, pero el once que tiene, da para ilusionarse. Si bien la partida de un factor vital en el equipo como Walker, que se fue al City por 50 millones de Libras, el reemplazo Kieran Trippier es fiable y le aportará similares características a las de su antecesor. El problema para los Spurs pasa únicamente por el recambio: los suplentes son todos jugadores jóvenes y la mayoría de la cantera.