Gandini hizo público ayer, a través de Twitter, lo que al parecer transmitió dos meses atrás a las autoridades partidarias. El legislador nacionalista trabajaba ya desde 2012 para ser candidato a intendente por Montevideo, primero por el Partido Nacional y después por el Partido de la Concertación. Sin embargo, su prédica tuvo un muy escaso apoyo de su propio partido, más precisamente, del Herrerismo. No así en filas del Partido Colorado cuyo candidato, en ese momento Pedro Bordaberry, llegó a proponerlo en el mes de agosto como precandidato, “gesto” que Gandini agradeció.

Tras las elecciones internas, Luis Lacalle anticipó que estaba pensando en un candidato de su sector para que representara al Partido Nacional en el Partido de la Concertación en Montevideo, cuestionando la precandidatura de Jorge Gandini, lanzada anticipadamente en 2012.

El acuerdo entre blancos y colorados para crear un partido capitalino preveía la presentación de hasta tres candidatos a intendente, uno por cada colectividad y un tercero independiente.

Si bien Lacalle en ningún momento mencionó públicamente quién sería ese candidato, fuentes partidarias señalaron que  el ex presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Sebastián Bauzá, estaría postulado. Consultado por la prensa al respecto, Lacalle no confirmó ni desmintió la versión.

En julio pasado, después que el presidente del Directorio del PN, Luis Heber, dijo que “teóricamente” estaría descartada la candidatura de Gandini, este publicó en las redes sociales que “periodistas y amigos consultan por mi candidatura. Para mí nada ha cambiado desde que dije ‘Quiero’ hace 3 años, pero hablaré después de la Convención Nacional”.

Un mes más tarde, el 10 de agosto, fue el líder del Partido Colorado el que intervino en el debate. Bordaberry dijo que en el Partido de la Concertación podía haber dos candidatos provenientes del PN y mencionó a Jorge Gandini. El tercer candidato independiente para el Partido de la Concertación no había aparecido, y Bordaberry apuntó a Gandini para el cargo.

El anuncio de Bordaberry cayó mal en el sector de Lacalle, cuando todavía en la campaña electoral marcaban perfiles diferentes. Los candidatos nacionalistas “los definimos nosotros”, expresaron entonces.