Hay ausencias que es imposible disimular. Cuando una figura de la talla de Luis Suárez falta a una gala organizada por FIFA para premiar a los jugadores más destacados de 2016, la cosa no pasa desapercibida. Si a esto se suma que también faltó otro monstruo del tamaño de Lionel Messi, es imposible no notarlo.

Aunque Barcelona emitió un comunicado manifestando que sus figuras no asistirían a la gala porque “se estaban preparando para el partido del miércoles, ante Athletic Bilbao, por la Copa del Rey”, está claro que no fue ese el motivo de la ausencia del salteño.

Al “Pistolero” no le caía en gracia asistir a una ceremonia organizada por el ente rector del fútbol mundial, que considera que le faltó en respeto en más de una ocasión.

Está claro que al crack celeste aún le duele lo sucedido durante el Mundial 2014, cuando por haber mordido al italiano Giorgio Chiellini FIFA le impuso un sanción descomunal, que además de dejarlo casi dos años afuera de la selección, lo obligó a dejar Brasil como un delincuente, y le imposibilitó entrenar en las instalaciones del Barça, su nuevo club.

Otra perlita tuvo lugar en 2015, cuando el hecho de que FIFA lo dejara fuera del equipo ideal de un año en que había sido una pieza clave del Barcelona que ganó la Champions League y el Mundial de Clubes fue interpretado por muchos como una nueva señal de que al organismo no le gusta mucho Suárez.

Todos estos condimentos se unificaron para hacer que el mejor “9” del mundo optara por perderse la ceremonia del premio The Best, que tuvo lugar en Zúrich el lunes pasado.

Otro hecho curioso fue la fotografía escogida por FIFA para mostrar su presencia en el equipo ideal. Mientras todos aparecían con una pelota en sus pies o en poses nada llamativas, el salteño fue exhibido con una foto sonriente que no lo favorecía en absoluto. Viendo la gama de opciones que tenía FIFA, parece desacertado haber seleccionado una imagen que se hizo viral en las redes sociales casi de inmediato.