Por: Por Francisco Connio

Junto al Dr. en Ciencias Sociales Nicolás Panotto, la licenciada en Teología Stefanie Kreher, la doctorada en Derechos Humanos Valeria España, que fueron los que expusieron además de contar con la presencia de los políticos Gonzalo Vázquez y León Lev por el FA y los nacionalistas Álvaro Dastugue y Rodrigo Goñi.

El tema abordado en esta primera actividad, porque se continúa todos los jueves con estos cursos y debates, fue el de las nuevas relaciones y acercamientos entre religión y política. De hecho podemos señalar que hoy día lo religioso encuentra un lugar muy particular dentro de las sociedades latinoamericanas y sus respectivas dinámicas socio-políticas y culturales dentro del mundo globalizado y posmoderno en que vivimos.

Por lo tanto -según Iglesias- “se plantearon algunos elementos importantes para el análisis académico, como los nuevos acercamientos teóricos desde el postestructuralismo en torno al estudio de la dimensión política de lo religioso, que plantea la relevancia de su discurso y practicas en la vida política y social de una comunidad”.

En ese aspecto destacó la intensidad de los debates “en torno a la laicidad en la educación”, así como la participación de las iglesias en las políticas sociales, el vínculo entre el Estado y las religiones, la salud sexual y reproductiva, y el rol de los grupos religiosos en la agenda política”.

Asimismo dijo que se desafió a las comunidades religiosas “a tomar conciencia” de forma crítica sobre su rol político y social, a través de su participación en las políticas sociales, en el acompañamiento a los políticos que desarrollan tareas parlamentarias, su rol en la educación, “e incluso reflexionando sobre la dimensión política de sus prácticas netamente litúrgicas”.

Se trazaron varios aspectos en los que se relacionan directamente la politica y la religión y no escapó a la mesa de debate el aporte de los grupos religiosos en la lucha por los derechos humanos, que tiene la referencia histórica de nuestro país en el trabajo de Pérez Aguirre, Emilio Castro, Monseñor Partelli, el pastor Julio Santa Ana, Juan Pablo Terra, entre otros.

“Las organizaciones religiosas tuvieron y tienen un rol fundamental en la conformación del tejido social y también político en nuestro país”, asevera Iglesias afirmando además que el Estado “no solo se está vinculando con lo religioso en el quehacer de las políticas sociales, sino que el poder ejecutivo ha dado una señal inclusiva en términos de laicidad, convocando a actores religiosos con un rol significativo en lo que se refiere al trabajo en derechos humanos”.

El hecho de incluir a cuatro representantes de grupos religiosos en el grupo de Trabajo sobre “Verdad y justicia”, como el pastor Ademar Olivera, el ex embajador Prof. Mario Cayota por la iglesia Católica, la Mae Susana y Pedro Sclofsky por la comunidad judía, es una apuesta importante en la búsqueda de la verdad y la justicia y un reconocimiento a la trayectoria personal y comunitaria de religiosos comprometidos con los derechos humanos”.

Con la inmensidad de los temas a tratar quedó planteada la necesidad de seguir generando estos foros los cuales continuarán durante este año y profundizarán estos temas.

Los integrantes de Gemrip plantearon el comienzo de un grupo de investigación para trabajar de forma continua algunos de los puntos más polémicos, así como el comienzo de un curso muy interesante sobre “Hermenéutica bíblica y teologías latinoamericanas” todos los jueves en Obsur.

Religiosos en el Parlamento

Quizás de todos estos hechos el que se ha vuelto más visible y ha llamado más la atención de la población es la presencia de religiosos o de personas con fuerte convicción religiosa en el Parlamento, como el diputado Rodrigo Goñi, católico practicante, el Pastor Álvaro Dastugue, de la Iglesia Misión Vida, el Dr. Gerardo Amarilla de la Iglesia Bautista y la senadora Verónica Alonso, judía conversa, en el Partido Nacional, y la presencia del maestro y ex catequista salesiano Enzo Malán y la Mae Susana en el Frente Amplio.