Los ministerios de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Eneida de León; de Ganadería Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre; y de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, presentaron la Política Nacional de Cambio Climático, marco estratégico ante los desafíos que enfrenta Uruguay en el tema. El documento comenzó a elaborarse a fines de 2015 y tiene un horizonte de aplicación al 2050.

En el Mes del Ambiente y luego de atravesar un largo proceso de trabajo, comenzó en diciembre de 2015, se presentó este documento estratégico desarrollado por el Sistema Nacional de Respuesta al Cambio Climático y la Variabilidad, que contó con la aprobación del Gabinete Nacional Ambiental.

Este proyecto, cuyo horizonte es hacia el año 2050, pretende guiar la profundización de las transformaciones que Uruguay viene transitando para hacer frente a los desafíos del cambio climático y la variabilidad tanto para la adaptación como para la mitigación a nivel nacional y subnacional. También deberá cumplir con las obligaciones internacionales que provienen del Acuerdo de París.

En la presentación realizada en la Torre Ejecutiva, la ministra Eneida de León comentó que el trabajo se inició al volver de la Conferencia de las Partes (COP) realizada en París en diciembre de 2015, en la que, tras la adopción del acuerdo, Uruguay consideró oportuno transitar un camino de reflexión a largo plazo en un tema que convoca a todos y afecta en la vida diaria, especialmente a los más vulnerables.

Según de León, “Esta política es fundamental a todos los efectos que puede tener el cambio climático sobre nuestra población, lo estamos viendo especialmente en el tema de las inundaciones, las sequías, estas grandes lluvias que provocan inundaciones por falta de escurrimiento, porque no las preveíamos cuando se construyeron las ciudades, nuestras carreteras’’, argumentó.

El documento posee 27 párrafos agrupados en siete capítulos desarrollados en cinco dimensiones, para las que se indican orientaciones estratégicas de largo plazo y líneas de acción concretas de corto y mediano plazo. Estos son: Objetivo general y enfoque, Dimensión gobernanza, Dimensión conocimiento, Dimensión social, Dimensión ambiental, Dimensión productiva y Desarrollo e implementación. Consta de procedimientos para dar seguimiento a las líneas de acción a través de información disponible y proceso de participación para evaluar y fortalecer la acción en el tiempo.

Hace un año y medio se adoptó el Acuerdo de París, está en su fase de reglamentación, y contiene previsiones específicas para la producción de alimentos, en las cuales se especifica que el desarrollo bajo en carbono y la resiliencia ante el clima deben darse de tal manera que no afecte la producción de alimentos. En ese sentido, Uruguay está buscando el equilibrio para producir con menor intensidad las emisiones por unidad de producto.

Por su parte, Ignacio Lorenzo, director nacional de Cambio Climático informó que contar con una política de cambio climático nos permite tener esa visión de largo plazo. “Si no tenemos un marco estratégico consensuado y nacional, no podemos ir para el mismo lado’’, concluyó.