El presidente Tabaré Vázquez no fue al acto del 1° de mayo pero envió una carta al PIT-CNT para saludar “a la central sindical, a sus afiliados y al conjunto de los trabajadores uruguayos”.

La central obrera, por su parte, celebra este 1º de mayo con consignas centradas en el presupuesto quinquenal y más desarrollo industrias; la colocación del Fondes al servicio de los grandes proyectos obreros, la necesidad de gravar al capital y las grandes ganancias; exonerar aguinaldos y salario vacacional del IRPF, e implementar cambios en el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas.

Asimismo, se aboga por un salario mínimo de 15.000 pesos y la defensa de los puestos de trabajo, en especial en el sector construcción, jaqueado por la paralización de las obras en la regasificadora y la central de ciclo combinado de Puntas del Tigre.

En otro orden, se rechaza el acuerdo comercial TISA y se reclama un 6% del PBI para la Educación.

Esta noche, sobre las 20.30 horas, el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, hablará en Cadena Nacional por canal 5.

Ayer, miembros de la Central Obrera se reunieron con el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri, a quien le presentaron los cambios que consideran pertinentes aplicar en el cálculo del IRPF.

No obstante, ro el gobierno ratificó su postura de que mantendrá el proyecto como originalmente fue presentado al Parlamento. Ferreri, tras la reunión, dijo que el planteo de la central implica un costo fiscal “muy elevado”.

Según el Instituto Cuesta Duarte, en 2014 unos 690.000 ocupados (41,5% del total) percibieron remuneraciones líquidas por debajo de los $ 15.000 mensuales. Entre ellos, no solo hay asalariados sino también trabajadores por cuenta propia, patrones, cooperativistas, entre otros.