El abogado de la Mutual, Ernesto Liotti enfatizó en la Comisión de Deportes de la Cámara de Representantes que la AUF está abocada a determinar si se tiene que mantener vigente el contrato con Full Play. “Entiendo que es muy difícil la situación porque no tiene dinero; entonces, tiene que recibir algunas partidas pero debe ver si su origen da garantías de legalidad suficientes.”, afirmó, según la versión taquigráfica a la cual tuvo acceso LA REPÚBLICA.

El presidente de la Mutual, Enrique Saravia y los abogados Ernesto Liotti y Martín Acosta concurrieron el 18 de agosto a la Comisión de Deporte del Parlamento a fin de informar sobre la denuncia que presentara sobre presuntas ilegalidades en los contratos de derechos televisivos por parte de la Conmebol en el año 2013.

La jueza en Crimen Organizado, Adriana de los Santos está investigando la adjudicación de dichos derechos televisivos en los torneos internacionales de la Copa Sudamericana y la Libertadores. La Mutual argumenta que la Conmebol al aceptar una oferta notoriamente menor en la adjudicación de los derechos está perjudicando económicamente a los clubes de nuestro país e indirectamente a los jugadores uruguayos.

También se viene investigando lo que son los faltantes de dinero o cuentas que la dirigencia de la Conmebol no podía explicar a los clubes que la integran.

El abogado Acosta explicó que el único balance que se encontró en la AUF que fue a pedido de los clubes y demás era de 2013, mostró la realidad de la Conmebol. “Verdaderamente, era una operación de niños: tenían diez contratos que sumaban US$ 50 millones y en el balance aparecían US$ 10 millones. Pero, ¿qué pasó con el resto?”, se preguntó.

Liotti informó que la Conmebol citó a los siete clubes uruguayos que habían denunciado la situación. “Los amenazó, los extorsionó y los intimó a que abandonaran ese accionamiento bajo el apercibimiento de ser expulsados como dirigentes y de que sus clubes se vieran impedidos de participar de los torneos internacionales, por ese viejo y mal entendido concepto de impunidad con el que la FIFA pensó que toda la vida se iba a manejar, como si fuera algo así como un estado supranacional”.

El representante de la Mutual indicó que si bien los dirigentes uruguayos abandonaron la denuncia igualmente fueron suspendidos por 60 días en el ejercicio de sus funciones y en su calidad de dirigentes. “La Mutual, como no tiene miedo a la represalias, decidió ratificar la denuncia y seguir adelante”, indicó.

Liotti aclaró que los problemas empresariales que afectan solo a las empresas, que los resuelvan esta y los empresarios entre sí. “En cuanto a los problemas que directa o indirectamente afectan a nuestros futbolistas, vamos a recoger y a tomar cualquier accionamiento que se nos plantee para reivindicar que se reestablezcan sus derechos”, dijo.

Reclamó que si la dirigencia de la Conmebol realizó adjudicaciones irregulares para la sesión de los derechos de imagen en los torneos internacionales y administró en forma ilícita los recursos, “las autoridades identifiquen a los responsables y determinen la responsabilidad penal que pueda caber a cada uno”.

Agregó que luego de presentada la denuncia por parte de la Mutual, la Conmebol hizo aparecer “por arte de magia” US$ 40 millones para incrementar los montos que distribuía para los clubes que participaban en los torneos.

El representante de la mutual enfatizó que esta denuncia “tuvo incidencia en el posterior accionar del FBI, porque un integrante de la comisión de transparencia de la Concacaf recogió esta denuncia y la presentó ante la Justicia norteamericana”.

Futbolistas uruguayos afectados

Liotti informó que la Mutual se enteró que algunas de las empresas que participaron en las negociaciones por los derechos televisivos con la Conmebol conformaron en Uruguay un trust. “Tenían una estructura en Uruguay como una sociedad anónima que comprendía tres de esas empresas que habían participado en los negocios”, señaló.

En tal sentido la Mutual solicitó a la Justicia el levantamiento del secreto bancario de algunos integrantes de la Conmebol, fundamentalmente del uruguayo Eugenio Figueredo. Posteriormente hizo una ampliación de denuncia. “Vale la pena decir que (la jueza Adriana de los Santos y el fiscal Juan Gómez) están teniendo una actuación ejemplar; han tomado el tema con mucha seriedad y, como se dice vulgarmente, está metiendo para adelante”.

El profesional explicó que dichos contratos entre la Conmebol y Full Play afectan a los futbolistas uruguayos. Dijo que a la Mutual le interesa que los clubes reciban los ingresos generados por los derechos de televisación, “porque a veces les permiten estar al día con los salarios y demás.”

Explicó que los futbolistas que participan en esos planteles siempre pactan premios por la participación en torneos internacionales, por el avance en las fases y, obviamente, si se obtiene algún campeonato. “Esos momentos son una de las pocas chances que tienen de percibir ingresos importantes, lo que no es muy usual para ellos”.

 

Damiani y Ache declararon en el Juzgado

En la tarde de ayer declararon en calidad de testigos los presidentes de Peñarol, Juan Pedro Damiani y de Nacional, Eduardo Ache en la investigación que viene realizando la Justicia uruguaya en el caso Conmebol.

La jueza en Crimen Organizado de Segundo Turno, Adriana De los Santos comenzó con una ronda de citaciones a presidentes y expresidentes de clubes de fútbol para determinar la afectación que habrían tenido estas instituciones deportivas por la adjudicación de los derechos de televisión que hiciera la Conmebol a favor de Full Play.

En lo que es la indagatoria de presuntos ilícitos, ya compareció ante la Justicia el expresidente de Defensor y exdirectivo de la AUF, Eduardo Arsuaga.

Ayer, fue el turno para Damiani y Ache. El titular de Nacional se retiró del Juzgado sin realizar declaraciones. Por su parte, el presidente de Peñarol indicó que la institución aurinegra colaborará con la Justicia. “Estoy muy tranquilo y ojalá que ayude al tema”, indicó.

El dirigente de fútbol aclaró que existía una oferta que triplicaba a la de los clubes y por lo tanto no debía dejarlo pasar. “Nosotros planteamos una denuncia, luego de esa denuncia los ingresos se duplicaron, hubo más transparencia y lamentablemente a nosotros antes de jugar la Copa Libertadores nos hicieron suscribir un convenio de adhesión que no podíamos reclamar por los contratos de televisión, fue por eso que tuvimos que levantar la denuncia”, explicó Damiani.

Hoy continuará la ronda de citaciones. Está prevista la declaración de los presidentes de Defensor y Liverpool, Daniel Jablonka y José Luis Palma, y el expresidente de River Plate, Álvaro Silva.

Para el miércoles 26, fueron citados los presidentes de Danubio (Óscar Curutchet) y Cerro Largo (Ernesto Dehl), y el expresidente de Cerro, Staling Keudoglian. En tanto el jueves 27 concurrirán ante la Sede los presidentes de Fénix (Álvaro Chijane) y de Racing (Raúl Rodríguez) y el expresidente de Wanderers, Raúl Aguerrebere.

Las audiencias continuarán el 1º de setiembre con la declaración de los presidentes de Rentistas y Miramar Misiones, Mario Bursztyn y Hugo Casada, y Vicente Celio, principal representante de la Sociedad Anónima Deportiva (SAD) que maneja financieramente a Sud América. El jueves 3 de setiembre, comparecerán los presidentes de El Tanque Sisley y Juventud de Las Piedras, Fredy Varela y Yamandú Costa, y el expresidente de Bella Vista, Rodolfo Echinope.

Denuncia uruguaya

El presidente de la Mutual, Enrique Saravia comentó que las gremiales de jugadores de cada país en todos los congresos aseguran que los dirigentes de las federaciones de sus países entraron sin un peso y se han vuelto millonarios.

Recordó que la Mutual uruguaya concurrió a un Congreso a pedir apoyo por este tema pero ninguna de las gremiales se la dio. Por ese motivo la agremiación uruguaya se retiró de la Unión de Jugadores de Fútbol (FIFPro). Posiblemente la Mutual uruguaya antes de diciembre, cuando se lleve un nuevo congreso en Holanda se reincorpore orgánicamente y en esa ocasión prevé “poner sobre la mesa” la denuncia contra la Conmebol.