La Mesa Representativa del PIT-CNT resolvió ayer aprobar un paro parcial de 16 a 22 hs, concentración y una marcha para el 8 de marzo Día Internacional de la Mujer como forma de iniciar una campaña contra todas las formas de violencia de género.

La central sindical llama a concentrarse en 18 de Julio y Río Negro, para posteriormente marchar hacia la explanada de la Universidad, uniéndose en Plaza Cagancha, todas las Redes Feministas que participarán de la movilización. Por la mañana, ese día, en la sede del PIT-CNT, (Jackson 1283) la Comisión de Género, Equidad y Diversidad brindará una conferencia de prensa a las 8 hs, para marcar su plataforma y una declaración referente a la mujer trabajadora en el Día Internacional de la Mujer.

En el Interior cada plenario intersindical coordinará con las organizaciones locales activas para coordinar acciones en conjunto.

Asimismo el 8 de marzo se realizará una muestra en la Plaza Libertad en rechazo a la discriminación de la mujer y desde ahora hasta la fecha se realizará una campaña que incluye actividades informativas, distribución de volantes y afiches en distintos puntos del país, convocando a la concentración.

Consultada por LA REPÚBLICA la dirigente Milagros Pau, integrante de la Comisión de Género, Equidad y Diversidad del PIT-CNT catalogó esta decisión de la Mesa Representantiva del PIT-CNT como “histórica”, porque nunca antes la Mesa había convocado “para tratar pura y exclusivamente el tema de violencia de género”.

La dirigente dijo que es un avance importantísimo de la temática en el movimiento sindical y que esta resolución “marca un antes y un después en el tema género”.

Señaló que se pretende dar un mensaje a la sociedad, en cuanto a que el movimiento sindical “reconoce la situación que existe a nivel social” y que “estamos en pie de lucha para combatir este flagelo, que son los femicidios, la violencia contra las mujeres y todo tipo de estigmación”.

Sostuvo que se estaba “luchando en una sociedad machista y no podemos ser ajenos como movimiento sindical”, por eso “entre hombres y mujeres estamos tratando de trabajar y quebrar un esquema que dispone esta sociedad discriminadora”.

Reconoce avances de la mujer en el campo laboral como social, pero “igualmente seguimos teniendo una brecha salarial y siendo discriminadas por ser madres, porque criamos a nuestros hijos, etc . Y eso no podemos negarlo, ni la sociedad ni el movimiento sindical”.

Y para ello dijo “hay que empezar por casa”. Hoy el PIT-CNT reconoce que hay que poner un “punto final” porque en la sociedad “está imperando una violencia que no se soporta. Y nosotros como miembros sindicales, tenemos doble responsabilidad, porque trabajadoras son las que mueren y trabajadores son los asesinos”.

Por eso apuntan a que esta movilización del 8 de marzo debe ser “una gran demostración en las calles de fortaleza de la sociedad, de la organizaciones sociales y del movimiento sindical en su conjunto”.

Finalmente señaló que la Intersocial que convocó el PIT-CNT la semana pasada, que conforman más de 27 organizaciones, tienen como objetivo, “seguir reuniéndonos para elaborar un plan estratégico para avanzar en el tema género”.