La federación chilena ya había expresado sus ganas de sumarse a la postulación que encabezan Argentina y Uruguay. El anuncio de Cartés (presidente del Paraguay) y Domínguez (presidente de la Conmebol) despertó también bronca de los chilenos.

Mientras no cesa la bronca por la inclusión inconsulta de Paraguay en la organización del Mundial 2030 empezaron a surgir diversas voces a nivel sudamericano, en voz baja y alta. Uruguay ya blanquea su bronca con la movida de Macri-Cartés-Domínguez, pero no son los únicos que mastican malestar. De diversas fuentes, en Chile tampoco cayó bien que Paraguay se sume a una candidatura que claramente era encabezada por Argentina y Uruguay para organizar la Copa del Mundo del Centenario.

Cuando comenzó a gestarse esta idea entre Uruguay y la Argentina, la Federación chilena propuso sumarse como aspirante a también albergar ese mundial en conjunto. Es que la FIFA siempre pide alternativas de países cuando las candidaturas son compartidas. Es por eso que ahora en el país trasandino entienden que la jugada paraguaya “fue muy poco seria”.

El propio Secretario General del Deporte de Uruguay, Fernando Cáceres, admitió que Chile ya había mostrado su interese por sumarse a la organización. “Chile manifestó también de manera informal, pero en los ámbitos de diálogo bilateral que ha sostenido en estos años al menos con nuestro país, que estaba interesado en participar y nos consta que también a nivel de federaciones de fútbol ha realizado algún planteo. En virtud de no haberse formalizado oficialmente, nunca ingresó en la consideración de Argentina y Uruguay, pero reitero, por el momento Argentina y Uruguay son los titulares de la candidatura”, dijo Cáceres.

Respecto a si el ingreso de Paraguay ya está cerrado o si aún tiene chances Chile desde el gobierno uruguayo fueron enfáticos y reiteraron que por el momento al no haber ninguna oficialización resta tiempo para poder evaluarlo. “Nadie descarta la posibilidad de integrar otros países en un futuro, uno o quizás más de uno, pero eso lo dirá el tiempo y el nivel de exigencias y requerimientos que haya que cubrir y cómo podemos responder desde la región. Hasta tanto no se formalicen las solicitudes y se estudien debidamente por parte de las delegaciones de Argentina y Uruguay, no se puede incluir ni descartar ninguna de las propuestas”, sentenció Cáceres.

La inclusión de Paraguay como posible organizador abrió una grieta profunda en Conmebol y en los propios gobiernos sudamericanos. Desde la AUF y las federaciones de Chile y Argentina hablan, en voz baja, de parcialidad por parte de Alejandro Domínguez. Si la federación de Chile, que conduce Arturo Salah Cassani, pone el grito en el cielo y pide igualdad de condiciones, podría embarrarle la cancha seriamente los paraguayos ¿Cómo termina la película? No se sabe, aunque promete mucha rosca.

Conmebol promocionó a Paraguay

El 31 de agosto en Uruguay-Argentina se promocionó a estos dos países como sedes del Mundial 2030. Ese mismo día la Conmebol emitía un comunicado sumando a Paraguay como tercera sede, y cuando jugaron Paraguay-Uruguay, Conmebol colocó estos carteles en el Defensores del Chaco, lo que generó malestar en Chile, Uruguay y también Argentina.