Una resolución firmada por el presidente José Mujica autoriza a OSE construir una reserva de agua por un volumen de 27 millones de metros cúbicos en el arroyo El Soldado, sobre la cuenca del río Santa Lucía, en el departamento de Lavalleja.

El objetivo de OSE (Obras Sanitarias del Estado) es levantar un embalse de agua, que se empleará como reserva de agua alternativa para la usina potabilizadora de Aguas Corrientes, que garantice el abastecimiento a Montevideo y a su área metropolitana, que concentra la gran mayoría de la población de Uruguay.

En diálogo con la Secretaría de Comunicación, Machado informó que ya en 2013 se reservó un espacio para construir una represa también en el arroyo Casupá, en el departamento de Florida, con capacidad de almacenamiento de 100 millones de metros cúbicos.

La represesa de Casupá se sumará así “a la de El Soldado, de manera de almacenar agua de la cuenca alta del río Santa Lucía”.

Machado indicó que los estudios previos verificaron que la zona dispone de calidad y cantidad necesaria como para transformarse en una fuente alternativa para la potabilización, “porque hoy tenemos en el brazo del Santa Lucía chico la represa de Paso Severino, con 75 millones de metros cúbicos de capacidad de reserva, y al poder construir estos embalses en el brazo del Santa Lucía grande, nos permitirá gestionar integralmente a toda la cuenca”.

Además recordó que a las dos represas se le sumaría un by pass que se debe construir sobre el arroyo El Canelón.

En ese sentido afirmó que la resolución firmada por Mujica da prioridad al uso del agua en el arroyo El Soldado para después potabilizarla en la Usina de Aguas Corrientes.

Comienzo del trabajo

“Estamos trabajando para tener a fin de año los términos de referencia para el llamado público internacional”, manifestó Machado, quien advirtió que las obras llevan tiempo y que lo primero es comenzar por el trabajo de agrimensura y por el estudio de expropiación de padrones.

“Seguramente en 2015 comiencen las obras en el proyecto del sistema alternativo como fuente de agua para la capital y área metropolitana”, acentuó.
El entrevistado enfatizó que está en negociación el financiamiento de las obras que tendrían una inversión de 250 millones de dólares.

“Estimamos que hasta al año 2045 estaríamos solucionando el tema de la fuente alternativa y garantizando el recurso tanto en calidad como cantidad”, concluyó Machado.

Convenio con Udelar

Por otra parte, OSE firmó un convenio con la Universidad de la República, para el estudio y aplicación de nuevas tecnologías para la detección y eliminación de algas (cianobacterias) en las fuentes de agua a procesar para su potabilización.

El convenio complementa las inversiones ya realizadas en Aguas Corrientes y las que se realizarán en las plantas de tratamiento para los residuos de Fray Marcos y San Ramón.

“En los tres últimos años, esta Administración ha invertido solo en obras de agua potable aproximadamente 165 millones de dólares en todo el país” declaró Machado.
Además, en nuevas tecnologías el organismo ha invertido más de 20 millones de dólares.

Desde el organismo se entiende que para seguir asegurando la calidad del agua en la cuenca del Río Santa Lucía, son fundamentales los proyectos integrales de saneamiento en San Ramón y Fray Marcos, y las mejoras de la infraestructura y tratamiento de las plantas de aguas residuales, ya existentes, en Santa Lucía, Florida, Casupá y Minas. Ambos proyectos tienen un costo estimado de 30 millones de dólares.

Recientemente se invirtió 11 millones de dólares en nuevos clarificadores que cumplen la segunda etapa del proceso de la Planta de Aguas Corrientes, luego de la captación del agua bruta, y se construyó una nueva sala de cloración, que funciona con toneladas de cloro tomándolo en la fase líquida y evaporándolo posteriormente, a diferencia de la anterior que funcionaba con cloro gaseoso. La obra tuvo un costo de algo más de 2,6 millones de dólares.