Así se despide de cinco años al frente del gobierno departamental y 15 años de funciones en la Intendencia de Montevideo.

Olivera realizó un balance de su gestión al dejar la dirección municipal. Comenzó diciendo que “uno nunca debe ser autocomplaciente. Sentimos que es mucho más lo que tenemos en el haber, que en el debe”, reconoció.

Pero en el haber se apuntó cientos de familias realojadas, construcción de calles, saneamiento, alumbrado, espacios públicos, y la recuperación de barrios como Goes con la reinauguración del Mercado Agrícola y la construcción de la Plaza Jose D’Elia. Destacó que el 25% del presupuesto del quinquenio estuvo destinado a obras.

“Montevideo estuvo en obras los cinco años, hubo obra en todo el departamento”, afirmó y agregó: “está invertido no solamente en obra, también en equipamiento, en equipamiento fuerte de máquinas”.

Respecto al gasto en salarios, dijo que nunca superó el 50% de los recursos de la comuna. “El resto del presupuesto representó gastos de funcionamiento, en los que se incluyen cultura y políticas sociales”, explicó.

Como ejemplo de ello puso a las 25 policlínicas municipales que atendieron a 76.000 usuarios. Sobre la limpieza dijo que “la ciudad no está tan limpia como quisiéramos, pero mucho más limpia que hace cinco años no tengo dudas”.

Respecto al transporte en la capital dijo que “se toma como un hito al Corredor Garzón, pero el tema del tránsito es mucho más que el Corredor Garzón, era un desafió muy grande de este quinquenio”. De todas formas reconoció que le falta aún agilidad y calidad al transporte público de pasajeros.

“Yo me he sentido muy feliz aquí”, expresó Olivera, concluyendo su balance de gestión.