Con la presencia del presidente de la República, José Mujica, se realizó ayer la exposición de las empresas recuperadas. Para muchos, el germen de un nuevo modelo productivo donde los trabajadores son dueños del fruto de su trabajo.

El Presidente volvió ayer a defender la autogestión empresarial a cargo de los trabajadores, en un evento realizado durante todo el día en la Plaza 1° de Mayo, frente al Palacio Legislativo. Mujica llegó sobre el cierre del evento junto a algunos integrantes del gabinete ministerial, como el ministro de Trabajo Eduardo Brenta y el titular del Interior, Eduardo Bonomi.

Reivindicó el desarrollo productivo y, tal como lo mencionara en una de sus últimas audiciones radiales, subrayó que era la manera de practicar el socialismo “con los pies en la tierra”.

Entiende que la opción de autogestión “no es enemiga de nadie pero tiene sus definiciones” e hizo un punteo sobre las diferencias que hay entre esta modalidad empresarial con “otras que se pueden definir como cooperativas, como Conaprole, pero tienen empleados trabajando para una patronal”.

Reconoció que “los valores del capitalismo nos pueden invadir en cualquier lado porque está metidos en nosotros mismos”, pero que “tenemos claro que no hay que confundir los tantos”.

“Hay que aprender el oficio de la autogestión y luchar por la de nosotros; ese es el cambio de la cultura que nos llevará mucho tiempo y seguro que no la vamos a ver”, aventuró el Presidente.

Confesó que “cometimos un error histórico pensando que caminábamos hacia el socialismo estatizando todo”, pero “sin saberlo estábamos construyendo capitalistas formados en la burocracia”. “El cambio revolucionario no es solo el cambio de la propiedad, sino cambiar la cultura que es la marcha más difícil”.

Aclaró que “nosotros no decimos que estamos construyendo el camino al socialismo, sino que estamos dando el primer paso junto a muchísimos compañeros que teniendo la voluntad socialista pueden colaborar a formar a otros en la gestión del ´nosotros´ y no del ´yoísmo´”.

Recomendó “andar en fila india junto al PIT-CNT como elemento de respaldo permanente de carácter ideológico (porque) si se tiene un taller o una fábrica que se pretende llevar adelante, no se debe dejar, antes que nada, de ser trabajador y tener un sentido de fidelidad de clase”.

“Tenemos el derecho de defender este planteamiento de una concepción socialista”, dijo Mujica “y estamos en este cargo que la vida nos ha dado de presidente para no pelearnos con nadie y sí para multiplicar los panes y defender lo que pensamos y decirle al empresario privado ´rompete el alma, prosperá todo lo que quieras pero te voy a pelear el salario y que me pagués los impuestos porque tengo que resolver los problemas de la gente”.

Apuesta a la autogestión

Desde antes de asumir la Presidencia de la República, José Mujica definió su apuesta al desarrollo de las empresas autogestionadas.

En 2008, el todavía senador Mujica, al hablar ante trabajadores de una empresa recuperada, sostuvo “la única liberación posible es ser responsable de este desafío, de tener esta empresa y defenderla, darse cuenta que hay que trabajar el doble y que el capital tiene que salir del ahorro de nuestra pobreza”.

Cuando finalmente se aprobó el Fondo de Desarrollo (Fondes) con el 30% de las ganancias anuales del Banco República, Mujica destacó el papel que tendrá el mismo al permitir que los trabajadores se organicen bajo un nuevo paradigma que evite la “explotación del hombre por el hombre”.

En el pasado año, en varias audiciones y entrevistas, Mujica defendió ese aspecto de su gestión. “Hemos puesto el énfasis en la autogestión porque algún día los trabajadores tendrán que administrar sociedades”, dijo en una entrevista en diciembre.

También el pasado año, en una entrevista en “la diaria”, y consultado sobre qué aspecto le gustaría ser recordado dentro de 100 años, expresó “quisiera que los trabajadores, o por lo menos un grupo grande, aprendieran a autogestionarse. Y que quedara como un estilo que se va profundizando y que funciona. Es lo más importante a lo que puedo aspirar”.

Más recientemente, al visitar la imprenta autogestionada de Juan Lacaze en mayo de este año, manifestó en su discurso a los trabajadores, “todo valor es hijo del trabajo, que es la única cosa que multiplica los bienes”. “Si una empresa es un esfuerzo colectivo, parecería natural que quienes la integran puedan ser, en última instancia, los responsables de esa organización y quienes reciben parte de los frutos que genera ese trabajo”.

“Estos sí que bancaron”

El presidente José Mujica recorrió varios stands que se montaron en torno a la Plaza 1° de Mayo, con muestras de la producción de algunas de las empresas autogestionadas. La recorrida la realizó junto a su esposa, la senadora Lucía Topolansky.

El Presidente se detuvo largo rato a dialogar con cada representante de esos emprendimientos, pero puso especial énfasis en uno de ellos: la empresa Caorsi que hoy se dedica a la fideería. “Estos sí que bancaron y bancaron los malos momentos”, comentó a sus allegados el Presidente.

Apoyo del Fondes ha sido fundamental

El Fondes inició sus labores a fines de 2011 y desde entonces ha acumulado capital por más de 100 millones de dólares, y ha brindado apoyo a numerosas empresas que de otro modo habrían cerrado sus puertas, perdiéndose capital humano, conocimientos y equipos.

En 2012 se aprobaron cuatro emprendimientos: Envidrio con un préstamo de 5,5 millones de dólares, Productores Lecheros de San José con 53.000, Uruven con 600.000) y Funsacoop (ex Funsa) con un crédito de 3,5 millones de dólares. En este año ya se ha aprobado un préstamo de 3,6 millones de dólares para Cotrapay (ex Paylana), Cooperativa Bella Vela por 75.000, Cooperativa de Trabajadores del Emprendimiento Popular Alimentario (de Canelones) un financiamiento por 200.000 dólares, Cooperativa de Trabajadores Cerámicos de Empalme Olmos (ex Metzen y Sena), algo más de 10 millones, la imprenta de Nueva Helvecia Pressur, con un crédito de 6 millones, y se espera la aprobación a Alas Uruguay (ex Pluna) de un préstamo de 15 millones de dólares.