El Ejército de Estados Unidos mató esta semana al nuevo líder del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en Afganistán durante un bombardeo en la provincia de Kunar, tres meses después de abatir a su predecesor, informó este viernes el Pentágono.

EUU está intensificando su lucha contra la organización extremista en el país, por temor a que Afganistán eventualmente se convierta en el nuevo bastión de los yihadistas, que están perdiendo terreno en Irak y Siria.

“Las fuerzas armadas estadounidenses mataron a Abu Sayed”, líder del EI Jorasán -nombre de la célula local del grupo en Afganistán- “en un bombardeo al cuartel general del grupo en la provincia de Kunar el 11 de julio”, explicó la vocera del Pentágono, Dana White, en un comunicado.

El “ataque aéreo mató también a otros miembros del EI Jorasán y alterará significativamente los objetivos del grupo terrorista de intensificar su presencia en Afganistán”, añadió.

Abu Sayed es el tercer “emir” de la organización yihadista en Afganistán en ser abatido por Washington y Kabul, después de Hafiz Sayed Khan el año pasado y Abdul Hasib a fines de abril.

Las fuerzas afganas y estadounidenses lanzaron una ofensiva en marzo de 2017, subraya el Pentágono, para “enviar al ISIS el mensaje claro de que no hay santuario para sus combatientes en Afganistán”.