Por: Por Gustavo Trinidad

La empresa boliviana tiene su centro de operaciones en el aeropuerto de Santa Cruz, desde donde busca crear un importante centro logístico para conectar eficientemente todo el continente.

Con más de 700 funcionarios en siete países y una flota de 11 aviones Bombardier CRJ 200, con capacidad para 50 pasajeros, llegó a Uruguay en diciembre de 2014, cuando inauguró tres vuelos semanales directos entre Santa Cruz y Montevideo. Así vino a solucionar una conexión que había caído desde que Lloyd Aéreo Boliviano dejó sus vuelos internacionales en 2007.

No pasaron 30 días para que Amazonas comenzara a unir diariamente Santa Cruz con Montevideo debido a la alta demanda. De la misma manera en abril de este año la aerolínea llegó a un acuerdo con BQB logrando así la cesión de sus permisos para utilizar su espacio aéreo e instalar dos conexiones diarias entre Montevideo y Asunción. Este proceso de absorción aún no está finalizado. Parte del acuerdo indicó que Amaszonas debía mantener a los empleados de BQB.

Una conexión vital

La conexión con Asunción es considerada vital para las jerarquías ministeriales de turismo de ambos países y de hecho abre una puerta de ida y vuelta para incrementar notoriamente tanto el turismo de congresos, como el tiempo libre y también los negocios entre dichas naciones.

Sobre las expectativas que tiene la empresa sobre esta flamante conexión Uruguay-Paraguay, el vicepresidente de Relaciones Institucionales de Amaszonas, Eddy Luis Franco, dijo a LA REPÚBLICA que “somos muy optimistas, queremos ofrecer al público uruguayo una alternativa de conectividad regional para un eficiente viaje entre nuestros destinos”.

Para Franco en este corto lapso el perfil de los viajeros ha sido de negocios y comercios, “pero también estamos explorando el turístico. Hacia Uruguay de igual manera buscamos alianzas con entidades nacionales para estrechar los lazos comerciales y por supuesto el turístico”, explicó.

Franco se refirió también a las características específicas de la compañía y su objetivo de liderar y mejorar las conexiones regionales. “Nuestra orientación apunta a la integración de estas zonas sudamericanas que no tienen una conexión eficiente entre sí.

Operaciones eficientes para el cliente corporativo, que se traduce en puntualidad con embarques y desembarques muy rápidos. Tenemos un servicio que nosotros denominamos “Jet Class” orientado al corporativo, que goza de esos beneficios”.

Al momento fuera de los destinos domésticos en Bolivia, Amazonas vuela a Asunción (Paraguay), Cusco y Arequipa (Perú), Iquique (Chile), Salta (Argentina) y Campo Grande (Brasil). Pero esperan expandir sus vuelos en breve a otras zonas. “Aguardamos incorporar de manera paulatina nuevos destinos internacionales. Esperamos que este año sean unos tres adicionales, uno de ellos será Foz de Iguacu en Brasil. Estamos considerando todos los destinos posibles que sean de interés para el viajero uruguayo y sudamericano.

En breve se espera concluir con todos los trámites correspondientes para llegar a Buenos Aires”, dijo el vicepresidente de Relaciones Institucionales, que no descartó llegar también a Punta del Este.

Sobre como está el proceso de absorción de BQB, Franco indicó que “es un proceso paulatino y ordenado. Estamos siguiendo todos los pasos previstos, tanto internos como externos con el objetivo de mantener la conectividad aérea uruguaya con una línea aérea nacional”.