Por: Ricardo Portela

Desde hace tiempo las encuestas indican que el Frente Amplio ronda el 42% de las preferencias electorales, ¿por qué pasa esto que muestra un escenario casi inmóvil?
Esto es porque no hemos logrado mostrar lo correcto que ha sido tanto el gobierno de Tabaré Vázquez, ni hablar, como este del Pepe Mujica. Acá, desde el 2005, hay un proyecto país que está funcionando y que implica diversificar la matriz productiva, ir hacia políticas de gobierno que antes no existían, desarrollar más valor agregado y más contenido que implica más capacitación de gente y, porque se instrumenta más capacidad tecnológica, se requiere gente con más capacidad que reclama más salario y eso lleva a una mayor distribución de la riqueza.

¿Pero entiende usted que todo esto la gente no lo ve?
Estas cosas son objetivas. Llegan a Uruguay entidades internacionales y dicen que nuestro país ha sido uno de los pocos países de la región que ha logrado atenuar el impacto de la primerización de la economía, partiendo de la base que es un país que en su estado básico es un país pobre. Hay que meterse en el mate que hay que seguir haciendo cosas de la actividad primaria, algo que siempre hicimos bien, pero además hay que aplicar mucha logística, minería, desarrollo científico y tecnológico, turismo e industria. Hay que hacer todo y variado generando riqueza. Algunos compañeros del Frente Amplio creen que únicamente basta con políticas sociales y que con medidas fiscales ya alcanza para tener una buena distribución de la riqueza cuando la verdadera redistribución de la riqueza es tener una matriz de producción mucho más compleja; que se hagan cosas más complejas que requiera gente más calificada y que requiera mejores salarios. Ahí está la verdadera distribución de la riqueza. Las políticas sociales y fiscales están para ayudar nada más, pero no es lo básico.

¿Y esto está pasando en el país?
Claro. Ahora hay una matriz productiva cada vez más desarrollada. Antes se exportaba por 20 millones de dólares en autopartes allá por el año 2006 y hoy rondan los cientos de millones en el mismo rubro. Esto no fue papá Noel ni los reyes magos ni Alá ni Dios lo que lo lograron: fueron políticas aplicadas que apuntaron a esto. Hoy, el desarrollo científico y tecnológico en el país tiene una inversión y comienza a dar resultados que se acerca a lo básico para sustentar un equilibrio sustentable en el desarrollo como en cualquier país del mundo. La inversión en desarrollo supera el 20% lo que significa que estamos acercándonos al círculo virtual del desarrollo. Estas cosas cuestan ver porque son políticas a largo plazo. Cuando fui ministro, tuve el honor de elaborar el plan de política energética que es ejemplo en el mundo. Me llamaban de las radios y de la televisión de Argentina y me decían: “ustedes estaban al borde del corte eléctrico y Argentina le salvaba la petisa. Ahora, ustedes nos dan una mano con la energía gracias a sus políticas de largo plazo. A ver ministro, cuéntenos qué hizo”. Lo mismo pasó con la política de desarrollo industrial.

Pero desde el gobierno se reconoce que hay problemas.
Sí. Hay problemas en educación pero reconozcamos que se ha invertido mucho. Los liceos y las escuelas con problemas son el 5% de las que había en 2004. Muchos mayores de 18 años están terminando el estudio que antes no podían y tenían pendiente.…
…pero en las encuestas no se reflejan estas cosas.
Lo que pasa que la derecha también juega y los medios de comunicación son sus aliados y hacen su juego.
¿Los medios de comunicación?
Claro. No es una prensa amiga. Muchos medios han trabajado muchos años para que el Frente Amplio no llegara al gobierno y en estos años no han sido amigos. Ojo, yo no les reclamo fidelidad pero es un hecho objetivo. ¿Cuántas veces han criticado la ley de servicios de comunicación? Yo digo que hemos sido unos nabos o demasiado buenos con estos temas. Hacé la prueba y prendé los medios de mañana. ¡Está todo horrible que hasta dan ganas de matarte! Sin embargo, Uruguay es el país que más ha crecido en la región y refleja un sinfín de mejoras en todos los rubros.

Sueños, fortaleza ideológica y capacidad de gestión
Requisitos para cambiar
al país “hasta las raíces”

Se han escuchado voces dentro del Frente Amplio que hablan de cierto inmovilismo en su militancia y se ha entusiasmado a que se revierta esta situación. ¿Qué tan grave es esto?
El Frente Amplio se desarrolló con gente convenciendo gente. Ahí sí creo que hemos fallado. Los comités de base no tienen hoy la inserción en el territorio y parece que les importa más discutir qué dijeron Danilo Astori, Pepe Mujica o Daniel Martínez o Sendic, que salir a laburar o ser solidarios con la gente, organizar a la ciudadanía o tender una mano. O si no están días discutiendo quién será el secretario de organización de la coordinadora en vez de entender que se crece hablando con la gente. Ojo, no le cobro nada a nadie. Lo importante es ver hacia dónde va el país y si no se entiende, te lleva a hacer lo mismo que la derecha.

Usted fue uno de los dirigentes del Frente Amplio que más explícitamente mostró su molestia tras el diferendo interno del Poder Ejecutivo en el que el ministro de Industria puso su cargo a disposición.

Expresé mi solidaridad con Roberto Kreimerman pero no mi molestia. Critiqué sí el hecho.

Mi pregunta era si usted cree que en el gobierno, en todos sus niveles, está faltando gente con más idoneidad para el cargo que ostenta.

Yo estoy convencido que para cambiar un país hasta las raíces, como dice Tabaré, se necesitan tres cosas. Primero sueños y utopías; creer que es posible una sociedad diferente. No me resigno a vivir en una sociedad de egoísmo, individualismo y consumismo. Segundo, hay que tener fortaleza ideológica, saber hacia dónde se va. Si no hago énfasis en el cambio de la estructura económica, no entiendo nada. Y tercero, capacidad de gestión porque si no lo hacés bien fracasás y va en contra de tu estrategia. Creo que Tabaré Vázquez en su gobierno hizo esto sin mirar el color político de la persona que designaba.

¿En este gobierno eso no se dio?
Creo que hay mucha gente que no ha entendido la importancia de la gestión y cree que lo que importa es la fidelidad política. Yo creo que con eso sólo no alcanza. Cuando yo estaba en Ancap promoví gente colorada y blanca. Me importaba su capacidad, nada más y no a qué partido o de qué sector dentro del Frente Amplio formaba parte. No se puede apostar a no tener gente capacitada en la gestión.

Los comentarios de Valenti
“Con Sendic tengo un gran afecto”

¿Qué le parece la designación de Raúl Sendic como compañero de fórmula de Vázquez?
Con Sendic tengo un gran afecto.

Pero fuera del afecto personal ¿le parece un buen gestor?
Cuando empezamos el proceso de la desulfurizadora de Ancap, hablamos de la necesidad de iniciar ese proyecto porque iban a empezar a llegar motores que requerían ese combustible. Sendic lo entendió enseguida. Cuando resolvimos iniciar la prospección de petróleo recuerdo que evaluamos los hechos, manejamos los puntos en contra y los a favor, resolvimos un plan de trabajo y trabajamos codo a codo. Sendic es un muy buen gestor. Es coherente, confiable y muy trabajador. Claro, hemos tropezado muchas veces pero hay que entender que empezamos a hacer cosas que en este país no se hacían.

Le molestaron los comentarios de Esteban Valenti con respecto a la creación del llamado Grupo de los 8 sin la presencia de otros sectores, como el Frente Líber Seregni y del Partido Socialista, como él lo nombró?
No me parece que sea el camino mejor atacar con ese grado de agresividad que había en el artículo de Valenti. Tano, te equivocaste, le digo. Pero no hay que hacer tanta historia con estos temas porque todos nos vamos de boca. Si a mí me preguntás, a mí no me gustan los frentes adentro del Frente y encima que lleve el nombre de Seregni porque Líber Seregni es de todos y no de un grupo. Pero puedo decir lo mismo del Grupo de los 8. Me pueden decir que es una alianza electoral y bueno, puede ser, pero lo que quiero decir que todo hay que hacerlo con respeto. Hay que bajar la pelota y no debemos hacernos daño.

¿Cree que en todo el Frente Amplio se piensa de la misma manera?
No sé si todos piensan de la misma manera pero para los socialistas, el Frente Amplio es mucho más que una alianza coyuntural: es un instrumento para unir a todo el pueblo en un proyecto nación.

“Espero que se vote en noviembre o diciembre”
La ley de medios

Hablemos de la ley de medios.
Ley de medios no conozco ninguna (se ríe). Conozco una ley que se llama de servicios de comunicación audiovisual que es una excelente ley y que espero que se vote lo antes posible, en noviembre o diciembre.

Bueno, la ley que atañe a los medios electrónicos.
Tampoco porque Internet está por fuera porque es imposible porque por ahora no hay experiencia en legislar en ese ámbito, salvo que alguno de la oposición quiere que se haga lo que hacen en China, de repente.

¿Usted entiende que se laudó bien en posponerla o hubiera preferido que se sancionara ya?
No, se hizo lo correcto. Lo que existía en torno al tema de los cargos y la creación de estos, quedará resuelto después de octubre porque se podrán crear pasado el año electoral.

¿Ese era el único escollo?
Sí. Creo que lo fundamental estaba ahí. Esta ley la empezamos a pensar cuando yo era ministro de Industria. Resulta que me llegaba una hoja con media carilla escrita que hablaba de adjudicar una frecuencia a alguien que estaba al día con la DGI y con el BPS y que el portador de la cédula de identidad estaba vivo. Nada más. Yo me preguntaba ¿dónde está el proyecto periodístico de esta persona? ¡No estaba en ningún lado! Y ahí vimos que debíamos hacer algo y salió el decreto para establecer criterios de adjudicación de frecuencias. La ley aprobada en comisión es institucionalista y de profundidad democrática. Nada que ver con una ley fascista, como se la llegó a tildar. Eso es un disparate.

Planificación estratégica intercorporativa y holding
Empresas públicas de nueva generación

¿Está de acuerdo con el funcionamiento de las empresas públicas?

Nuestras empresas públicas, como todas las grandes empresas en el siglo XXI, están sometidas a desafíos extremos. En los próximos años debemos ser protagonistas del nacimiento de un tipo de empresas públicas de nueva generación. Se requerirán de sistemas de administración cada día más sofisticados. Habrá que trabajar fuertemente en la disminución relativa de los costos a fin de mejorar la competitividad del país.

Las empresas públicas requieren ser repensadas en nuevas formas de gobierno corporativo que fortalezcan sus órganos de dirección y de control, incrementen la transparencia y la rendición de cuentas, fortalecer los mecanismos institucionales de relacionamiento entre el Poder Ejecutivo, establecer mecanismos de planificación estratégica intercorporativa que les permitan funcionar como un holding, diseñar acuerdos de largo plazo que establezcan los compromisos de los funcionarios de todos los niveles de responsabilidad.

Ya no hay más lugar para pactos que impliquen la cuotificación política de los directorios de los Entes Autónomos y que Herrera llamó “pacto del chinchulín”. La transparencia y el control de la gestión no la garantizan las personas, sino las normas de gobierno corporativo y sus modalidades de rendición de cuentas. Los directores deben compartir el rumbo estratégico de la empresa.

¿SABÍA QUÉ?
Política energética
“Cuando fui ministro, tuve el honor de elaborar el plan de política energética que es ejemplo en el mundo. Me llamaban de las radios y de la televisión de Argentina y me decían: “ustedes estaban al borde del corte eléctrico y Argentina le salvaba la petisa. Ahora, ustedes nos dan una mano con la energía gracias a sus políticas de largo plazo. A ver ministro, cuéntenos qué hizo”. Lo mismo pasó con la política de desarrollo industrial”.

“Hacé la prueba y prendé los medios de mañana. ¡Está todo horrible que hasta dan ganas de matarte! Sin embargo, Uruguay es el país que más ha crecido en la región y refleja un sinfín de mejoras en todos los rubros”.