“Esta presión se combate con medidas especialmente diseñadas: una política monetaria contractiva y una política fiscal cautelosa”. “El impacto fiscal de los anuncios está estudiado para no originar desequilibrios”, agregó.

“Las presiones inflacionarias están combatidas con medidas especialmente diseñadas: con una política monetaria muy contractiva, que seguirá siendo contractiva, con la ayuda de una política fiscal cautelosa”, sostuvo el ministro de Economía y Finanzas en la conferencia de prensa donde se presentaron los datos sobre inversión en infraestructura para esta administración, cifra récord estimada en 12 mil millones de dólares.

Insistió en que el impacto fiscal de estos anuncios está debidamente estudiado como para no originar desequilibrios ni alimentar presiones inflacionarias. “La lucha contra la inflación hay que verla globalmente, no solo desde el punto de vista de las inversiones, sino desde el punto de vista de la utilización de todas las herramientas de la política económica”, confirmó.

El propio Presidente Vázquez aludió brevemente al impacto inflacionario del plan de inversiones. Dijo que lo que hay que medir es la “inflación positiva” que habrá en la calidad de vida de los uruguayos, “y buscando que nos podamos situar, en el eje de 18 o 20 meses, en el rango meta que el gobierno se fijó al principio del período.

Consultados sobre la necesidad o no de recurrir a organismos internacionales para llevar adelante estas obras, Vázquez aclaró que cuando abrieron el camino de la participación público-privada, está contemplado que lleguen capitales extranjeros.

Astori dijo que se debe tener en cuenta que Uruguay tiene “acceso fluido” a los mercados financieros por su sólida posición financiera. “Uruguay es un país con grado inversor que paga tasas de interés muy bajas por el endeudamiento que contrae y, al mismo tiempo, tiene un acceso muy fluido a los recursos financieros”, indicó el ministro, quien aclaró que el endeudamiento no es la base de financiamiento de este plan de obras.

Sin perjuicio de esto, Uruguay cuenta con el apoyo de organismos multilaterales de crédito como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporación Andina de Fomento que participarán de varios de los planes anunciados, con montos moderados respecto al total.

“La posición uruguaya en materia financiera es tan sólida y fuerte que no constituye un problema que limite el plan de inversiones”, recalcó Astori.