Al presentar el presupuesto quinquenal de la ANEP su titular, Wilson Netto, dijo ayer que la discusión con el Poder Ejecutivo sobre el incremento presupuestal alude a un tema de ritmos, pero que no hay incompatibilidades. Insistió en que la meta de 6 % del producto para educación es el horizonte común y que habrá que adaptarse a las variables. Recalcó que los gobiernos de 2005 a la fecha aseguraron la línea de base, lo cual antes no ocurría.

La presentación, dirigida a jerarcas de la educación y a representantes de los medios de comunicación, se llevó a cabo en las instalaciones de la Escuela Superior de Hotelería, Gastronomía y Turismo del Consejo de Educación Técnico Profesional – UTU.

“La idea es informar del proceso de construcción de un presupuesto que pone a la educación en un umbral de calidad, por el que hace tiempo vienen trabajando, con las condiciones materiales y con acuerdo en las propuestas para poder realmente desarrollarlas”, apuntó.

Explicó que en líneas globales se solicitan unos 21.000 millones de pesos de incremento para el quinquenio, que se suman a los 45.000 millones de línea de base, que es el presupuesto que tuvo la ANEP en la administración pasada.

“No hay incompatibilidades sino diferencias de ritmos. Estamos embarcados en desafíos comunes con los mismos compromisos”, añadió.

Asimismo, Netto recordó que la discusión presupuestal continúa, y que ahora tiene su etapa parlamentaria.

“El Ejecutivo en forma razonable presentó el espacio fiscal, luego su distribución es un elemento a discutir en el marco del Parlamento”, aseveró.

Mejorar media superior

Con relación a las metas concretables, Netto detalló que se encuentran la universalización del acceso a nivel de 3 años, mejorar condiciones para alumnos de 4 y 5 años, extender tiempo pedagógico en Primaria, instrumentar seguimiento de trayectorias educativas desde los 3 a los 17 años, generar extensión del periodo de aprendizaje para universalizar egreso del ciclo básico y duplicarlo en media superior.

Respecto a esto último, recordó que actualmente está en 40 %, que equivale a unos 18.000 estudiantes al año, ante lo que explicó que esa mejora impactará luego en educación terciaria (universitaria o no).

En ese sentido, recordó que la ANEP, entre los cursos terciarios de UTU que superan las 10.000 personas, los tecnológicos y la formación docente del orden de 20.000 personas, tiene más estudiantes que todas las universidades privadas del país, valor que representa, comparativamente, un tercio de la matrícula de la Universidad de la República.