Los servicios de socorro encontraron solamente diez supervivientes y tres cadáveres después de este naufragio, aparentemente criminal, precisó la organización.

Cuatro supervivientes recibidos en Grecia confirmaron a la OIM el testimonio de dos supervivientes palestinos rescatados en Italia, según los cuales los pasadores de clandestinos embistieron voluntariamente al barco en el cual ellos se encontraban junto con unos 500 emigrantes más.

“El número de personas que mueren cerca de las costas europeas es indignante e inaceptable”, insistió el director general de la OIM, William Lacy Swing, en un comunicado.

Con este naufragio y las decenas de desaparecidos cuando otro barco se hundió el domingo cerca de Libia, el número de emigrantes muertos o desaparecidos en el mar este año se acerca a los 3.000, o sea el cuádruple del balance de 2013, estimado en 700 muertos, según la OIM.

La fiscalía de Catania, en Sicilia, abrió una investigación judicial, después del testimonio de dos supervivientes palestinos según los cuales los pasadores de clandestinos deliberadamente embistieron al barco cuando los pasajeros se negaron a saltar a una embarcación más pequeña.

Según la marina de Malta, la tragedia tuvo lugar el miércoles a 300 millas náuticas (555 km) al sudeste de sus costas, en aguas internacionales.