La fiscalización comenzó el lunes 9 de noviembre. El Decreto 31.007 prevé sanciones para los responsables de mascotas que no utilicen correa cuando paseen con su perro por la vía pública y que no retiren los residuos que dejan los animales. En el caso del bozal obligatorio, sólo se aplicará para los perros potencialmente peligrosos.

El prosecretario de la comuna, Christian Di Candia, señaló al respecto que “se está apostando a un cambio en la cultura ciudadana”. “Más allá de la fiscalización, tienen que ser las y los montevideanos los que hagan efectivo el uso saludable del espacio público”, dijo.

Con relación a las sanciones por no usar bozal, apuntó que “si bien lo establece el Digesto para los perros mayores a 25 kilos, hay que atender dos aspectos importantes: el bienestar animal y la seguridad de la población. Por dicha razón se le indicó a los inspectores que se efectivice la multa en el caso de perros potencialmente peligrosos, no en todos los casos.

Im perros

La multa para quienes no recogen las heces es de dos unidades reajustables (UR), que a su valor actual equivalen a $ 1669,28. Por circular con perros sin collar en la vía pública o para quienes adiestren sus animales en plazas, parques, playas y cualquier otro lugar de uso público no habilitado, el monto es de tres UR.

Por ingresar con perros a lugares previstos para juegos infantiles en parques, la sanción es de cuatro UR. En caso de presencia de un perro peligroso sin bozal en un espacio destinado para niños, la multa asciende a cinco UR.

Las personas sancionadas tienen un plazo de diez días para realizar la apelación ante la IM. Si no se presentan descargos, o estos no son de recibo, se ejecuta la multa correspondiente según la falta constatada.