Al ser consultado este martes en el informativo de radio Sarandí sobre la actuación de su gobierno en relación al esclarecimiento de las violaciones a los derechos humanos durante el gobierno de facto, Mujica respondió: “Yo sé que falta mucho, pero de todos los gobiernos que vinieron después de la dictadura el que encontró más desaparecidos fue el mío. Y el que desenterró casos que no se sabía que estaban desaparecidos fue el mío”.

“¿Qué eso es suficiente? No, que va a ser suficiente. Hay una muralla de silencio, desde luego, porque el concepto de verdad está bombardeado por el concepto de justicia. Es muy difícil que si yo les digo a los que tienen la verdad, ´mirá que te meto en cana´, que me diga la verdad es una contradicción con patas”, sostuvo.

“Y lo poco que hemos sabido, lo hemos sabido muy desde el fondo de la realidad. Yo no tengo dudas de que existe tácitamente un pacto de silencio y que se cumple. Y eso nos bombardea por todas partes. Y no quiero pelearme con los organismos de derechos humanos, ni quiero pelearme con nadie; desde ese punto de vista estamos del mismo lado”, precisó.

“Por un lado, sé que la necesidad de saber lo que pasó es una necesidad en el corazón de muchísima gente. Ahora, también me doy cuenta que no puedo agarrar a los militares de hoy, de generaciones que nada tienen que ver, ponerlos adentro de la bolsa y tratarlos de la misma manera. Y eso nos crea ciertas contradicciones. Espero que algún día las podamos superar”, afirmó el mandatario.

Consultado por los cuestionamientos de la Comisión Internacional de Juristas (CIJ) a la falta de avances en los procesos judiciales sobre este tema en nuestro país, Mujica señaló que “la Comisión de Juristas está allá, con buenos sueldos, y acá no vienen a dar una mano. Acá tienen la puerta abierta, que vengan a averiguar todo lo que quieran, la Corte de La Haya y la mar en coche”.

“El país tiene la puerta abierta, pero ¿y? ¿qué hacemos con protestas y con papelitos internacionales, si los que tienen sus verdades se las guardan? ¿cuál es la solución? ¿cuál es el mecanismo?”, interrogó el presidente. “Esa es la realidad, si no se quiere ver, se nos crean estas contradicciones”, añadió.

También volvió a considerar al ministro Eleuterio Fernández Huidobro como “un polemista muy duro”, al referirse al enfrentamiento que tuvo el secretario de Estado con Serpaj. “Tal vez se ofendió, y sin tal vez, ofendió y se sintió ofendido. Hay que respetar a los organismos que pelean por los derechos humanos, en una causa noble. Pero nosotros no estamos en la vereda de enfrente y, al fin y al cabo, nosotros nos hemos comido la que nos hemos comido y somos parte del asunto”, sostuvo.