Los trabajadores del gas natural por cañería –nucleados en la Unión Autónoma de Obreros y Empleados de la Compañía del Gas (Uoegas)- efectuó en la mañana de este martes una movilización frente a la embajada de Brasil para reclamar a la empresa brasileña Petrobrás –concesionaria de MontevideoGas- desista de llevar adelante los juicios iniciados al Estado uruguayo a nivel internacional.

Dicha movida se realizó en el marco de una paro general parcial –de 9 a 13 horas- de los trabajadores del sector.

En ese contexto, una delegación encabezada por el expresidente y senador José Mujica, entregó una carta con el citado reclamo al embajador norteño en nuestro país, Hadil Fontes.

El dirigente sindical Alejandro Acosta saludó que el diplomático recibiera al grupo y aceptara la carta.

Esta convocatoria tuvo el apoyo de otras organizaciones sociales, como ser la Mesa Política de Montevideo del Frente Amplio, del PIT-CNT, de otros sindicatos, de legisladores y de personalidades de la cultura.

“Para Petrobrás es una chirola y para nosotros es un disparate”, dijo Mujica y agregó que su presencia allí es “la peor gestión es la que no se hace”.

Además dijo que “yo vine solidariamente con los trabajadores, pero no puedo evitar decir lo que pienso: es la importancia que tienen las relaciones con Brasil”.

“Es inexplicable”

Por su parte, Martín Guerra dirigente de Montevideo Gas, sostuvo en República Radio que “le pedimos al embajador de Brasil que haga gestiones para que Petrobrás quite la demanda que le esta haciendo al Estado uruguayo por 100 millones de dólares, tenemos bien claro y seguro que pidieron en un principio 50 millones de dólares por Conecta, no tenemos claro cuánto va a ser por Montevideo Gas, pero teniendo en cuenta la envergadura de una empresa y de la otra calculamos que va a ser eso o bastante más”.

Añadió que “esa demanda tal como lo dijo la ministra (Carolina Cosse) es inexplicable, porque lo que están demandando y reclamando es que el Estado uruguayo no les cumplió con las condiciones que supuestamente le planteo cuando ellos asumieron la distribuidora, cosa que no es cierto porque cuando Petrobrás se unió a la distribuidora tanto en Conecta 2004 y Montevideo en el 2006 ya se sabía que Argentina no era el exportador que se había planteado en su momento en la década del 90 y que los proyectos iban a ser competitivos como ellos habían imaginado, porque ya estaba todo bien claro en todo momento”.

Continúo explicando que “cuando es Estado uruguayo en abril de este año tuvo las negociaciones con Argentina, con el tema de la compra de gas se consiguió un contrato con Argentina que no es la panacea eso está claro, pero son 50 mil metros cúbicos de diarios más que nos da Unidad Argentina y a un precio de alrededor de un 30% más barato de lo que se esperaba el año pasado y eso como que le daría condiciones a Petrobrás para enfocarse en las gestiones de las empresas, en promover acciones comerciales, en tratar de crecer cosa que no está haciendo, no solo que no está haciendo, si no que se enfoca pura y exclusivamente a este tema de las demandas, de los arbitrajes. El Estado le dio condiciones para crecer comercialmente y no lo ha hecho”, concluyó Guerra.