Durante la visita que el Presidente José Mujica realizó este viernes 15 a la UTU Santa Ana, dialogó con los jóvenes que allí estudian y recorrió la huerta que mantienen como parte de su proyecto educativo. La visita del Presidente sirvió como excusa para realizar la inauguración formal de esta escuela, que funciona desde 2012.

Mujica dijo que esta experiencia es una buena alternativa para la zona, ya que los oficios rurales cada vez requerirán mayor grado de formación porque la tecnología cambia constantemente. Consideró que llegará un momento en que el hombre rural pasará a ser un personaje, ya que es necesario urbanizar al campo, brindar las comodidades mínimas que hay en la ciudad. Asimismo, resaltó que los salarios de los peones rurales deben elevarse y que deben acceder a todos los derechos de los trabajadores urbanos.

También sostuvo que es fundamental la formación de una cultura de carácter agrario diversificado y, aunque en el tiempo actual se necesitan especialistas, valoró como bueno que los jóvenes tengan un panorama general y aprendan a hacer cosas con las manos, “porque las manos piensan, ayudan a desarrollar el sentido común, son parte fundamental de la formación del individuo y el urbanismo trae frecuentemente un desprecio por el uso de las manos”.

La directora del Campus Regional Noreste de UTU, Sandra Garate, señaló que este proyecto surgió a finales de 2011 a partir de la iniciativa de personas de la zona que veían que la población joven no contaba con posibilidades de continuar sus estudios.

La UTU Santa Ana comenzó a funcionar en 2012 en una estancia donada años atrás a la Iglesia Católica con fines educativos. El proyecto educativo contó con el apoyo de las autoridades de UTU, Intendencia de Treinta y Tres y sociedad civil.

Comenzó con un primer año de Ciclo Básico Rural extendido, con clases de 9:00 a 16:00 horas de lunes a sábado. Actualmente funciona un segundo año y para 2015 se formará un tercer año. Garate explicó que el objetivo es crear un Bachillerato y que los jóvenes egresen con una formación que les permita cursar una tecnicatura o carrera universitaria.

Traslado de los alumnos

Para garantizar la concurrencia de todos los alumnos, a través de un convenio con la Intendencia de Treinta y Tres, tres camionetas recogen a los alumnos en sus casas y los llevan a la UTU, que se encuentra a 20 kilómetros de la ruta 18. Muchos de los jóvenes que concurren a clases se trasladan desde distintas localidades rurales de Treinta y Tres.

El director general de UTU, Eduardo Davyt, dijo que este tipo de iniciativas cumple con uno de los objetivos de UTU: que todos los jóvenes del país tengan acceso a la educación. Esta escuela alberga a adolescentes que egresan de educación primaria en zonas rurales que no tienen oportunidad de acceder a la Educación Media. Esta experiencia les permite adquirir conocimientos relacionados con el agro y una educación general a nivel de Educación Media que les permita en un futuro acceder a niveles superiores.

Además, en Santa Ana se brindan cursos de capacitación a personas adultas. Actualmente 15 mujeres rurales asisten a cursos de gastronomía con el objetivo de formar en un futuro una cooperativa de mujeres agrarias, permitiendo así su inserción laboral.

Davyt dijo que este tipo de iniciativas permite generar facilidad de convivencia, formando ciudadanía, que de otra manera, con el aislamiento que genera la vida en el medio rural es muy difícil de lograr.