Según Christian Mirza, existe una actitud proactiva, por parte de los exiliados, en cuanto a aprender el idioma y capacitarse. Por tanto, entiende que el problema radica en que sobre ellos ha recaído cierto estigma.

El tema de los 6 refugiados se ha mantenido en silencio en los últimos meses, cuando estuvo en agenda durante mucho tiempo en los últimos años. Generalmente, ha sido presentado o retomado cuando las malas noticias eran anunciadas, tal es el caso, por ejemplo, de su último episodio: la huelga de hambre de Jihad Deyab.

Sin embargo, ¿qué ha sido de los otros cinco refugiados? ¿Fue una buena idea traerlos al país? Todas estas preguntas fueron contestadas por Christian Mirza, quien ha sido el nexo entre el gobierno y los 6 ex reclusos de Guantánamo.

“No me cabe ninguna duda de que traer a los refugiados al país fue una muy buena idea. Es más, expresé mi aprobación desde el principio. La decisión me parece políticamente acertada y éticamente comprometida. Luego, están los aspectos de la instrumentación y la forma de actuar, que implican cosas diferentes. Ahí se generaron dudas y dificultades de distinta naturaleza. De todas maneras, la decisión política fue acertada”, declaró a REPÚBLICA Radio por lacatorce10, Mirza.

Según sus palabras, el problema fue producido por la improvisación, la impericia y la inexperiencia. Sin embargo, destacó que lo que siempre estuvo presente ha sido la buena voluntad.

Por otro lado, declaró que no cree que la acción haya sido fruto de una negociación con Estados Unidos para facilitar el ingreso de distintos productos uruguayos a dicho mercado. “Yo no tengo elementos suficientes para decir que sí o que no. La verdad es que no lo sé. Pero, de todas maneras, el gobierno de EEUU tiene una responsabilidad moral y política con los refugiados porque ellos nunca tuvieron un proceso legal ni las garantías correspondientes. Por eso digo que hay que seguir trabajando para que puedan encontrar su lugar en el mundo”.

La situación actual de los refugiados

Mirza explicó que los exiliados siguen esforzándose para poder integrarse plenamente a la sociedad uruguaya, a excepción de Jihad Deyab, el cual ha tenido una actitud diferente con respecto a los demás. “Los otros, en distintos grados y con distintos tipos de dificultades, están logrando insertarse en la sociedad”.

Por otro lado, destacó que el subsidio, el cual es recibido por los refugiados, dejaría de transferirse en diciembre de este año. “Ahí hay un problema serio. Venimos anunciándolo desde el principio de este año en los niveles más altos del gobierno y tiene que ver con la inserción en el mercado de trabajo. Cuando hablamos de este tema nos referimos a que existen inconvenientes a la hora de conseguir un empleo estable y relativamente suficiente para cubrir las necesidades básicas”.

Asimismo, recordó que el subsidio recibido por los refugiados es de unos 15 mil pesos, que culmina a fin de año, además de la cobertura del alquiler, la cual iría hasta los primeros meses del año próximo.

Además, manifestó que la gran mayoría de los exiliados está trabajando, pero que el tipo de labor, que algunos tienen, no es suficiente por lo que no puede ser entendida como un trabajo estable.

Principales dificultades

Mirza declaró que el principal obstáculo es el estigma que tienen los refugiados. “Evidentemente, cuando van a presentar su currículum tienen 10 o 12 años, en los cuales hay, entre comillas, un vacío por lo que inmediatamente aparece su pasado reciente. Sin embargo, me parece que lo que hay de fondo en todo este tema es un problema de discriminación”.

Asimismo, afirmó que los inconvenientes ya no están en el uso fluido del idioma ni en la capacitación. “El problema de la capacitación y del idioma no son los obstáculos principales. Vuelvo a subrayar: el dilema está en el estigma que tienen arriba de su cabeza. Ellos no tienen una actitud pasiva sino que proactiva. Es más, en algún caso, ya se ha planteado la solicitud de la ciudadanía legal uruguaya”.

La responsabilidad del gobierno

Con respecto a este tema, Mirza se ha mostrado firme en su posición. Según sus palabras, la responsabilidad es del gobierno ante la situación de los refugiados. “El gobierno les ofreció venir al Uruguay, ellos no decidieron hacerlo. Este hecho no es el caso de los inmigrantes que elijen al país por una cantidad de motivos. En este ejemplo, ellos no tenían opción de manera que la responsabilidad primera es del gobierno”.

Por otro lado, afirmó que es evidente que ellos no pueden conseguir trabajo por medio de una página de clasificados o presentando currículums. “Incluso eso ya sucedió y en un caso fue rechazado tres veces, después de haber pasado pruebas de carácter técnico. Luego, llegado el momento de la entrevista, le dijeron que no podían tomarlo. Por tanto, tenemos evidencia de que la forma tradicional, para conseguir un empleo, no funciona. Reitero, la responsabilidad directa es del gobierno y eso lo hemos planteado durante estos años. El Estado debe asegurar un ingreso suficiente y con esto no estamos hablando de sueldos extraordinarios”.

Caso de Deyab

“Desde el año pasado, él está en su apartamento y yo no he tenido conversaciones directas con él. Sigue con las mismas aspiraciones de irse del Uruguay” afirmó Mirza. Según sus palabras, Deyab es el único, de los que vinieron, que sigue pensando irse del país. “Los demás han aceptado los términos de integración. Incluso le he enviado un mensaje a su celular para tratar de tomar contacto y no he logrado retorno. Ustedes saben que, después de la huelga de hambre y no habiendo obtenido los resultados, presenté mi renuncia en este caso especifico, en lo que tuvo que ver con la mediación entre cancillería y Deyab. Reitero, por si no quedó claro, yo sigo siendo un nexo entre el gobierno y los otros cinco”.
Escuche la entrevista completa realizada en República Radio de lacatorce10