En diálogo con TyC Sports, Lionel Messi habló de varios temas, de la relación familiar que tiene con Luis Suárez, esposa e hijos, de las finales perdidas con la selección, de los candidatos a ganar el Mundial.

A Messi lo vemos brillar casi siempre que sale a la cancha, pero también puede conmover cuando el astro cuenta intimidades de su vida familiar. En esta entrevista se hizo un tiempo para hablar de sus hijos, Thiago y Mateo.

“A Thiago le gustan las autos, las motos, le gusta el fútbol, pero hasta ahí… juega un ratito y se cansa”, contó el crack rosarino, quien luego contó una anécdota con el hijo de Luis Suárez, cuando se cargaban porque sus papás estaban en el banco de suplentes del Barcelona. Ayer (durante el partido entre Barcelona y Sporting de Lisboa, por la Champions League), Benja le decía a Thiago: ‘jajaja, tu papá está en el banco y el mío está jugando’, y Thiago no entendía nada. Pero después entré yo y salió Luis, y Antonella contó que Thiago le respondía: ‘jaja, ahora es mi papá el que está jugando'”.

Además, al momento de hablar de Mateo hizo una comparación imperdible: “Mateo es terrible, un personaje. Son muy diferentes. Thiago es un fenómeno, más bueno y el otro es todo lo contrario, un hijo de puta. Es lindo ver lo diferente que son el uno con el otro”.

“Merecimos ganar dos de las tres finales, como mínimo”

Los recuerdos de las finales perdidas siguen calando hondo en Messi, que recordó los partidos y resaltó lo hecho por el equipo: “No volví a repasar las finales anteriores. Lo que tengo son recuerdos que me quedaron de ahí. No volví a ver situaciones ni nada. Fuimos merecedores de ganarlas, porque sin haber jugado bien tuvimos las mas claras, tanto en el Mundial como en Copas América”, deslizó el Diez. Luego, reflexionó: “Tendría que repasarlas para ver qué hicimos mal para no ganarlas. En frío pienso que fuimos merecedores de haber ganado dos, mínimo”.

Entre tantas cosas que fue aprendiendo Messi con el paso del tiempo, en las últimas semanas aceptó que no participar todo el tiempo de todos los partidos puede ser mejor a mediano o largo plazo: “Entendí que el año es largo, que hay momentos de la temporada que son más duros que otros porque van pasando los años y hoy el cuerpo pasa factura por jugar muchos partidos”.

La realidad argentina preocupa a Leo y es uno de los condicionantes por los cuales su vuelta a Newell’s peligra: “Muchas veces dije que mi sueño es jugar en Newell’s pero no sé qué va a pasar, y una parte de esa duda es por el momento del país”. Luego, profundizó: “Tengo una familia y hoy están primeros mis hijos y después yo. Quiero que crezcan tranquilos, pudiendo disfrutar de la vida con seguridad. Es muy feo ver cosas que pasan en Argentina, salir a la calle y que por querer robarte te puedan llegar a matar”.

De cara al Mundial de Rusia 2018, Messi se refirió a las posibilidades de su selección y se mencionó a cuatro selecciones como candidatas al título: “Creo que para mejorar tenemos el tiempo necesario en estos partidos y antes del Mundial, que vamos a tener un mes y dejar todo claro para el arranque. Tuvimo partidos buenos, o momentos buenos con Sampaoli. No fueron muchos partidos los que tuvimos con él también. También se mezcló con la presión y la necesidad de ganar. No es fácil jugar en esos momentos, con muchos chicos nuevos, muchos chicos que no estaban acostumbrados a pasar por ese momento con la Selección. Y eso te hace jugar de otra manera”, destacó la Pulga.

Y luego agregó: “Pasamos por una etapa que fue complicada, pero por momentos tuvimos buen juego y se vio. Pero es verdad que tenemos que mejorar si queremos aspirar a ser campeones del mundo. Como estamos hoy no nos alcanza ni mucho menos. Hoy por hoy hay selecciones mejores que nosotros como Brasil, Alemania, Francia y España”.