En un informe publicado por el suplemento Canchallena del diario La Nación, los colegas argentinos profundizan sobre la nueva selección argentina dirigida por Sampaoli y aportan datos sobre cómo estaría conformado el plantel de ahora en adelante:

Vuelve Icardi, el 9 de Inter luego de tres años y medio y sale Lavezzi; en el nuevo ciclo seguirán los históricos, pero habrá reacomodamientos.

Obediente, Alejandro Sabella lo llamó a Mauro Icardi porque se lo impuso Julio Grondona. Había que blindar a ese delantero de 20 años que acababa de comprar Internazionale y el técnico de la Azurra, Césare Prandelli, coqueteaba con citar. Sólo había que encontrar la ocasión. El 30 de septiembre de 2013 apareció Icardi por única vez en una convocatoria de la selección, que se preparaba para jugar las dos últimas fechas de las eliminatorias, ante Perú y Uruguay, rumbo a la Copa de Brasil.

Dos días antes de dar la lista se hizo el hueco porque se desgarró en el bíceps femoral derecho. Lionel Messi. Icardi estuvo una semana en Buenos Aires. Fue al banco contra Perú, en el Monumental, y reemplazó a Augusto Fernández cuando faltaban 10 minutos para el final en el Centenario. Después, nunca más entre un reguero de rumores.

Como lo anticipó La Nación hace 48 días, Icardi volverá a la selección y por primera vez compartirá el equipo con Messi. Será el inicio de una nueva era, será el sello saliente de la convocatoria bautismal de Jorge Sampaoli, una lista singular ya que el autor intelectual no podrá anunciarla y entonces se conocerá por los canales digitales de la AFA.

Es que el DT santafecino todavía es empleado de Sevilla; por cierto, el sábado dirigirá a los andaluces ante el descendido Osasuna. Y se despedirá. El entorno del técnico aseguró que a principios de la semana próxima estará en Buenos Aires.

La situación de Sampaoli

Pese a perder 4-1 con Real Madrid, el domingo pasado Sevilla se aseguró el cuarto puesto y la clasificación para la pre Champions 2017/18. Eso íntimamente liberó a Sampaoli porque consiguió que los dirigentes del club le diesen vía libre para zambullirse en la selección. El club desde mediados de abril sabía que había perdido a su entrenador. Paralelamente, Daniel Angelici, amigo de José Castro, presidente de Sevilla, por estas horas se encarga de despejar trabas legales y ajustar la desvinculación.

Precisamente por la relación entre ambos, el pago de la cláusula de rescisión (1.500.000 euros, porque el DT tenía un año más de contrato) se haría efectiva el 1° de junio, aunque Sampaoli trabaja para la selección hace tiempo. Si no surge ningún contratiempo de última hora, en la conferencia de prensa de pasado mañana, el ex técnico de la selección de Chile dirá adiós.

No va a prescindir de una generación a la que admira

Sampaoli no piensa desentenderse de la base histórica de la Argentina. No va a prescindir de una generación a la que admira. Pero sólo habrá un indiscutido: Messi. En ésta convocatoria figurarán Mascherano, Di María, Romero, Biglia, Banega, Mercado, Otamendi y Nahuel Guzmán.

También Enzo Pérez, con presencias intermitentes en los ciclos de Bauza y Martino. Tampoco faltará Agüero, al que Sampaoli valora por su pertenencia al primer plano mundial, pero no partirá entre sus favoritos. Porque habrá reacomodamientos: Mascherano descenderá a la defensa, Banega será el indiscutido N° 5, Di María se moverá más como interior que como extremo, en principio Guzmán le peleará el puesto a Romero.

Mientras Ramiro Funes Mori estará inactivo hasta la próxima temporada por la rotura del menisco de la rodilla izquierda, Higuaín y Dybala, titulares para el técnico de Casilda, representan un caso especial. Inicialmente están liberados de éstos amistosos porque el 3 de junio disputarán con Juventus la final de la Champions League, en Cardiff, pero el círculo íntimo de los futbolistas le contó a La Nación que desean estar en el inicio del nuevo ciclo. No se descarta entonces que participen del segundo encuentro, con Singapur, pero Sampaoli no forzará la situación.

El todavía entrenador de Sevilla también evalúa contar en la gira con futbolistas del torneo local. Quiere aprovechar esos días de convivencia y ensayos. Aunque el domingo 11 de junio no habrá fecha -salvo Atlético Tucumán vs. River, por los kilómetros que tendrán que recorrer los jugadores elegidos, indefectiblemente se perderán algunos encuentros con sus clubes. Actualmente, Sampaoli consume horas y horas observando fútbol argentino.

Ricardo Centurión, ahora desgarrado, es una debilidad. Desde su grupo de trabajo cuentan que ha destacado a Pinola, Nacho Fernández, Tagliafico, Ariel Rojas, Lautaro Acosta, Guido Herrera, el arquero de Talleres. No es un tema cerrado. Como tampoco está resuelto cuándo se desligará Sebastián Beccacece de Defensa y Justicia para sumarse a un cuerpo técnico que, al menos, tendrá diez integrantes.

Algunos perderán protagonismo

Si bien Sampaoli no piensa borrar caprichosamente ni descabezar a nadie como gesto de autoridad, sus sensibilidades futbolísticas acercarán nombres hasta aquí infrecuentes y perderán protagonismo otros que eran habituales. ¿Quiénes cederán cartel? Pablo Zabaleta, Marcos Rojo -más allá de la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda que sufrió el 21 de abril-, Emmanuel Mas, Julio Buffarini, Lucas Pratto.

Vale la aclaración: le gusta el N° 9 de San Pablo, es más, hasta pudo jugar en Sevilla antes de que llegara el montenegrino Stevan Jovetic, pero Sampaoli tendrá superabundancia en el área. Y principalmente Lavezzi, y Tevez, quedarán muy relegados en la selección. “Yo no tengo la culpa de que hayan elegido irse a jugar a China”, cuentan allegados que le escucharon argumentar al entrenador. La primera lista de Sampaoli será una declaraciones de intenciones. Repleta de gestos y mensajes.