Por: Por: Ignacio Pittamiglio

Desde el punto de vista numérico, las personas en situación de pobreza son aproximadamente 232.752 menos que en 2006

El Mides presentó un detallado informe denominado Revisión de Indicadores Básicos de Desarrollo Social 2006-2013, en el que se especifican los datos estadísticos recogidos de la Encuesta Continua de Hogares, realizada por el INE, complementados por los registros administrativos del BPS y el MSP, para analizar la evolución de los principales indicadores sociales del Uruguay en los últimos años.

El informe incluye los datos de los indicadores sociales divididos por departamento, y permite evidenciar los principales cambios que se han presentado en aspectos como la incidencia de la pobreza, la evolución del ingreso per cápita, y la asistencia a centros educativos, entre otros.

Gráfico

Distribución de la población.

Analizando los datos estadísticos relativos al departamento de Montevideo, se debe señalar en primer término que el mismo tiene una población total de 1.319.108 personas, según el censo efectuado en 2011.

Este departamento es el que presenta una mayor concentración de la población, y tiene un peso relativo del 40,1% del total de la población del país.

Asimismo, se señala que la población de Montevideo se compone de un 53,5% de mujeres, y un 46,6% de varones, siendo este el departamento que presenta una mayor diferencia entre la población femenina y masculina.

Desde el punto de vista etario, la de Montevideo es una población envejecida, por lo que presenta una menor proporción de menores de 20 años que el promedio nacional, aunque se evidencia una mayor presencia de jóvenes de entre 20 y 29 años, lo que se asocia a la recepción de jóvenes que concurren a la capital a efectuar sus estudios terciarios. (Ver Gráfico 1)

La caída de los niveles de pobreza.

En lo referente a los niveles de pobreza, el departamento de Montevideo ha experimentado un descenso sostenido de la población en situación de pobreza desde el 2006 hasta el 2013, acompañando el descenso marcado a nivel nacional.

En 2006, la pobreza afectaba a un 32,9% de los montevideanos, mientras que en 2013 este porcentaje llegó al 15,7%. Desde el punto de vista numérico, las personas en situación de pobreza son aproximadamente 232.752 menos que en 2006. (Ver Gráfico 2)

El ingreso per cápita.

Por otra parte, los indicadores de ingresos presentan un crecimiento general en el departamento durante el período considerado, al igual que en el resto del país.

Los ingresos totales per cápita de Montevideo siguen siendo superiores a los del promedio nacional, aunque la brecha entre ambos valores tiende a reducirse durante el período, lo que implica que el crecimiento relativo de este indicador ha sido mayor en el resto del país que en el departamento capitalino. (Ver Cuadro 1)

Evaluación positiva de los indicadores laborales.

Respecto a la evolución del mercado laboral, Montevideo presenta un notorio crecimiento en el período estudiado, si se tiene en cuenta el aumento de las tasas de actividad y empleo, y la reducción de los niveles de desempleo.

La tasa de actividad subió de 61,6% a 65,1% entre 2006 y 2013, porcentajes bastante similares a los que se presentaron en el resto del país.

La tasa de empleo por su parte, experimentó un aumento del 55,1% al 60,9% en el mismo período, registro que tampoco presenta grandes diferencias con los resultados correspondientes al total del país.

Siguiendo esta línea, la tasa de desempleo descendió del 10,5% en 2006 al 6,5% en 2013, porcentajes prácticamente idénticos a los que se desprenden del promedio total del territorio. (Ver Cuadro 2).

En la comparativa de géneros debe destacarse que entre 2006 y 2013, las mujeres ocupadas aumentaron en un 13,2%.

La incorporación de personas al mercado laboral experimentada en el departamento de Montevideo se vio acompañada por una importante reducción de la informalidad. Dicha disminución en el departamento fue superior a la del total del país, y continua siendo más baja que el promedio nacional.

Para expresar estos porcentajes en términos de cantidad de personas, puede señalarse que respecto del 2006, en 2013 se registraron aproximadamente 56.927 personas

activas más, 23.485 personas desocupadas menos y 80.412 personas más con empleo, solamente en el departamento de Montevideo.

La capital de la educación.

En el análisis del panorama educativo, el abordaje se realiza a partir del nivel alcanzado por la población mayor a 22 años del departamento. Dependiendo de los años de educación aprobados, se clasifica a las personas en los niveles educativos bajo (hasta 8 años), medio (entre 9 y 11 años) y alto (12 años o más).

En el departamento capitalino aproximadamente un tercio de la población mayor a 22 años presenta un nivel educativo bajo, mientras que el 66,5% se ubica entre los niveles medio y alto.

Esto implica una mejoría respecto a los datos registrados en 2006, ya que la proporción de personas con un nivel educativo medio o alto creció en 8 puntos porcentuales. (Ver Gráfico 3).

La tasa de asistencia a los centros educativos en Montevideo presenta un aumento en la mayoría de las franjas etarias, considerando a la población de hasta 18 años.

En el año 2013, el tramo comprendido entre los estudiantes de 4 a 15 años de edad, presenta cifras de asistencia prácticamente universales, superando el 90% de asistencia.

Los cambios más significativos para el departamento se dan en los tramos de menor edad. Por ejemplo, entre los niños/as de 0 a 3 años, la asistencia pasa de ser de 25,4% en 2006 a 37,6% en 2013, lo que implica una variación del 48,0% en el período.

Mejora significativa en indicadores de salud.

En materia sanitaria, se puede decir que la mejora en el acceso a las prestaciones de salud se refleja notoriamente en los indicadores pertinentes.

En este sentido, la esperanza de vida al nacer en Montevideo sufrió un aumento de poco más de un año en el período 2006-2013, pasando de 75,1 años a 76,2.

Asimismo, otros indicadores que experimentaron evoluciones positivas son la cantidad de controles médicos realizados a las madres durante los embarazos, así como cuán avanzados se encuentran los mismos al momento de detectarlos, algo que indudablemente incide de forma favorable en el desarrollo del parto y en la salud, tanto de las madres como de sus hijos/as.

Por ejemplo, los embarazos que fueron captados durante el primer trimestre de gestación, crecieron de 50,6% en 2006, a 64,5% en 2013.

Analizando la tasa de mortalidad infantil, se destaca una importante evolución en su reducción en el departamento de Montevideo, superando por algunos puntos la reducción alcanzada a nivel nacional.

De esta manera, en el año 2006 la tasa de mortalidad infantil en Montevideo era del 12,0%, y de 11,8% en el total del país, mientras que en 2013, la misma pasó a ser del 7,3% en el departamento capitalino, y del 9,0% en la totalidad del territorio.

Las TICs y su accesibilidad.

El acceso a las tecnologías de la información y la comunicación ha presentado un evidente crecimiento tanto a nivel departamental como nacional, incluso analizando un período menor que el que fue utilizado para los demás indicadores.

Este aumento se registra tanto en el uso de una computadora en el último mes, como en la tenencia de al menos una computadora en el hogar. (Ver Gráfico 4)

A su vez, el acceso a Internet en los hogares ha crecido notoriamente en el mismo período (2009-2013) en el departamento de Montevideo, pasando de un 37,8% de hogares con acceso a Internet en 2009, a un 62,9% en 2013.

En el total del país por su parte, el acceso a Internet en los hogares pasó de 27,7% a 52,8% en igual período.

Necesidades de la vivienda.

Por último, el informe presenta los datos relativos a las características de las viviendas, analizando las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) y su variación.

Para estimar si un hogar cuenta con NBI en relación a los requerimientos de lo que se considera una vivienda decorosa, se toman en cuenta tres dimensiones: la materialidad, el espacio habitable y la disponibilidad de espacio apropiado para cocinar.

De esta manera, el departamento de Montevideo presentaba en 2013 un 10,8% de hogares con alguna NBI, debida a las características de sus viviendas, lo que implica un valor significativamente inferior al promedio nacional.

Este porcentaje constituye una disminución de un 15,5% si se lo compara con los resultados obtenidos en 2006. (Ver Cuadro 3).