Viejo reclamo de la negritud afrouruguaya la construcción de un Memorial o Panteón en el predio donde existió el Caserío de los Negros en Capurro. Aún quedan restos físicos del mayor depósito en el Cono Sur, donde los traficantes tenían en tránsito y cuarentena a la población africana esclavizada para ser vendida. Se tramita monolito recordatorio, eventual llamado a concurso para la construcción de un Memorial y un Museo Afro.

En el marco del Decenio de las Personas Afrodescendientes se busca incluir dicha restauración en el proyecto de recuperación del Parque Capurro.

La reparación simbólica importa porque es el espíritu de las cosas. El pedido de perdón desde instituciones de Estado a los pueblos sometidos indígenas y africanos sería necesario, en Australia se hizo recientemente. Son épocas de revisar injusticias, de revalorizar lo postergado por una historia contada por quienes tenían el monopolio de la educación y por lo tanto del poder del relato escrito.

Nos interesa el transcurso hacia estos logros. Poner en valor también es indagar, conocer, informar, debatir. La segunda forma de matar estas verdades además de la injusticia del genocidio y el etnocidio es el silencio.

Si logramos instalar en la opinión pública esta discusión -memorial sí o no, cómo, cuándo, de dónde salen los fondos y otras cuestiones por el estilo- lo importante es que estaremos prestando atención hacia una de las raíces de la identidad uruguaya injustamente relegada de la sociedad, y que por esos motivos sufre racismo estructural y discriminación racial.

Necesitamos políticas públicas culturales más inclusivas y profundas que habiliten el reconocimiento de la identidad africana presente en la vida social, política y económica de nuestro país, más allá del candombe y junto a él.

Con la instauración de un monolito que diga lo que sucedió allí, más el proceso hacia la construcción de un memorial y por qué no de un Museo Afro más adelante, avanzaremos en la búsqueda de la equidad social.

Necesitamos sentir que ese sitio es importante para el Gobierno, el Estado y la sociedad uruguaya en su conjunto.

El próximo jueves 3 de setiembre en la Junta Departamental, el ex intendente edil Mariano Arana presentará una propuesta al respecto del deseado Memorial.

Se sugiere a la Junta Departamental de nuestra Montevideo el siguiente texto para el solicitado monolito:

CASERÍO DE LOS NEGROS
MONUMENTO HISTÓRICO NACIONAL

Establecimiento de cuarentena obligatoria construido por orden del Cabildo en 1837 del cual quedan vestigios hallados en recientes investigaciones, sitio arqueológico único en el Cono Sur con estas características.

Aquí fue un depósito de personas procedentes del África capturadas y comercializadas para mano de obra esclava durante el Montevideo colonial.

Muchas de ellas fallecieron en el tráfico por malos tratos, torturadas o asesinadas, algunos yacen en estas inmediaciones y sus restos podrían aparecer. Suelo sagrado para descendientes de africanos y hecho histórico para el Uruguay.

Este homenaje a la ancestralidad abre el camino al Memorial Africano símbolo de la negritud, por el derecho a la libertad y resistencia que propició la herencia cultural.

Rescatando la memoria, revalorizando las raíces de la identidad uruguaya en equidad, podremos lograr un futuro de pública y verdadera felicidad para todas y todos.

Lo que nos rodea invita a meditar sobre errores de la Humanidad que nunca deberían repetirse.

Que la Diáspora Africana sea una lección de vida.

Grupo ATABAQUE – Federación IFA del Uruguay
Montevideo – ROU