Por: Hugo Acevedo

En este trabajo, directora de Televisión Nacional del Uruguay se adentra en los orígenes de los rusos inmigrantes que, hace un siglo, fundaron la Colonia San Javier en Río Negro, enfatizando en el brutal asesinato del médico Vladimir Roslik por parte de las fuerzas represivas.

La extensa pesquisa le permitió a la autora redescubrir la apasionante historia de un grupo de exiliados que llegaron hace cien años a nuestro país, escapando a la barbarie autoritaria del zarismo y al fundamentalismo religioso de la Iglesia Ortodoxa.

Este documentado libro corrobora la traumática experiencia de estos exiliados políticos y sociales, que debieron abandonar su tierra natal para huir de la pobreza extrema, la humillante sumisión y la intolerancia.

El libro hurga también en la génesis de la violencia política en nuestro Uruguay, que se retrotrae a comienzos del siglo pasado.

Nutriendo a su narración de testimonios de descendientes de los fundadores y otros pobladores de la colonia, Virginia Martínez reconstruye el traumático itinerario de estos auténticos parias.

Aunque la mayoría de los inmigrantes eran analfabetos y no conocían la lengua y la cultura de nuestro país, igualmente asumieron el gran desafío de asentarse en nuestro territorio.

En su Rusia natal, estos campesinos sobrevivían a duras penas en condiciones de semi-esclavitud, inmoralmente explotados por los grandes latifundistas y aherrojados por la monarquía y la Iglesia.

El relato trasunta el duro proceso de adaptación de los extranjeros, que no estuvo exento de controversias y tensiones entre su carismático pero autoritario líder religioso y social Vasili Lubkov y sectores disidentes.

El modelo de convivencia y el fracaso del modo de producción implantado en el lugar, originó una fuerte sujeción al poder político de la época. En esas circunstancias, San Javier se transformó en un botín electoral y en víctima de las prácticas clientelares de los hegemónicos partidos tradicionales.

La historia corrobora la embrionaria violencia política y la intolerancia con las ideologías de izquierda que ya se manifestaba en la primera mitad del siglo XX, con su momento más dramático durante la dictadura de Terra.

El libro describe la brutal represión a la cual fueron sometidos algunos pobladores de la colonia, quienes resistieron las prácticas autoritarias de los gobiernos y el sometimiento a degradantes cuadros de dependencia económica.

Virginia Martínez reconstruye la escenografía mundial que acompañó la fundación y ulterior desarrollo de San Javier, desde la revolución que originó la creación de la Unión Soviética, pasando por la tragedia de la Segunda Guerra Mundial y las tensiones inherentes a la guerra fría.

No obstante, los tramos más conmovedores de esta historia se remontan a la época de la dictadura cívico-militar, que sometió a la colonia a una suerte de pesadilla, con feroz represión y conculcación de las libertades públicas.

Por supuesto, el episodio más doloroso es el asesinato del médico Vladimir Roslik en 1984, que fue uno de los crímenes más abominables del por entonces agonizante gobierno autoritario.

El libro describe detalladamente la detención y prisión del profesional, así como las estrategias de la tiranía para encubrir las verdaderas causas de su muerte.

“Los rusos de San Javier” es una investigación profunda y documentada y un elocuente testimonio sobre la intolerancia política que conmovió a Uruguay ya desde el primera mitad del siglo pasado, con un particular acento en los atropellos perpetrados por la dictadura que asoló a nuestro país.

(Editorial Trilce)