Por: Marcelo Hernández

Siguen las diferencias entre las autoridades de las emergencias móviles de todo el país con los más de 3000 médicos que trabajan en el sector debido a las aún enormes diferencias existentes entre las partes en materia económica, de prestación de servicios y fundamentalmente en el rol que deben tener las mismas en el marco del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), según explicó a LA REPÚBLICA el secretario médico del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), Alejandro Cuesta.

El dirigente recordó que desde que se firmó el convenio colectivo del sector privado a mediados de 2016, se acordó entre las parte la conformación de varias comisiones para atender diferentes situaciones irregulares existentes en el sistema mutual.

Por ejemplo se formó una de género que logró importantes avances para las mujeres que trabajan en el SNIS. Otra sobre los IMAEs, que también ha trabajado “muy bien”, acotó el sindicalista, y otra que buscaba lograr un laudo que no existe para los trabajadores de las emergencias médicas móviles.

“Nos estamos reuniendo desde diciembre de 2016 y hemos avanzado poco o nada”, remarcó Cuesta, quien confirmó que las partes que se iban a volver a reunir hoy en la dirección Nacional de Trabajo (Dinatra), finalmente pospusieron dicha instancia que queda para el próximo viernes 28 de abril, ya que “falta información para seguir negociando”, acotó.

Se acerquen a las mutualistas

Enfatizó el secretario del SMU que “es complicado, hay muchas dificultades”, para lograr los acuerdos deseados, ya que “estamos trabajando en un sector muy heterogéneo en muchos aspectos, fundamentalmente en varios servicios, y las tareas y pago a los médicos. También hay realidades muy distintas entre empresas grandes y chicas”.

Cuesta señaló que “nuestra intención es que las condiciones de trabajo se acerquen a mismas condiciones de trabajo, a las mismas funciones, que lo que pasa a nivel de las mutualistas”.

Más allá de estos temas puntuales, aseveró que lo esencial en este tema “es dar previamente la discusión sobre el rol de las emergencias móviles, las que no están muy reguladas, tienen servicios parciales. Ellas toman los más económicos, los de mayor visibilidad social, y no cumplen con los más caros y que menos se ven, como ser las internaciones”, y añadió tajantemente que “compiten con las mutualistas, pero con condiciones más beneficiosas para ellas y muy desiguales para las instituciones”.

Insistió con la necesidad que haya un laudo único nacional, pero reconoció que “no somos ciegos, ya que no todas son iguales. Hay casos puntuales a considerar”.