“Creo que sin darse cuenta tienen temor de que vuelva a ser candidato. Se equivocan, pero yo no los voy a convencer. Pero no porque no me guste, ahhh me gustaría. Pero tendría que tener unos cuantos años menos. Me encantaría.”

– ¿Hoy lo cree imposible?

“A la altura de la vida que estoy tengo que aspirar a vivir un poco más, si me meto responsabilidades que sé que físicamente me quedan grandes y me van a agotar, lo único que estoy es precipitando es el día en que voy a ir al cementerio. Y entre el honor y la vida, prefiero la vida” (risas).

(Se pone serio) “Me encantaría si pudiera, pero estoy convencido de que no puedo. Tengo 81 años y a los 85 no sé cómo voy a estar”.

– Usted viene de estar con Fidel y Raúl Castro que siguen al frente de Cuba.

“Sí, pero Fidel se fue del gobierno. Y se fue hace rato. Y Raúl se va, ya tiene la decisión tomada y tiene 85 años. ¿Por qué? Porque con la biología no se puede y hay que respetarla porque es determinante”.