Por: Marcelo Márquez

“Sepan, yo soy un enamorado de esta ciudad. Nací y crecí en la misma. La vida me permitió luego conocer estos barrios, y luego trillarme todo Montevideo. Amo esta ciudad y quiero, y me he preparado para hacer un mejor Montevideo. Pero sin ustedes, no habrá milagro”, evocando la canción de Joan Manuel Serrat, Martínez expresó al final de su discurso ante un nutrido público y banderas frenteamplistas desplegadas en Carlos María Ramírez y Ascasubí.

Al comienzo de su intervención, Martínez presentó a su familia, esposa, hijas y nietos, invitó al estrado a la presidenta del Frente Amplio, Mónica Xavier, a Mariano Arana, y a los cuatro suplentes que conforman su equipo: Óscar Curutchet, Fabiana Goyeneche, Christian Di Candia, y Juan Canessa. Más tarde haría lo propio Ana Olivera.

En su discurso, Martínez reivindicó lo logrado hasta ahora por el Frente Amplio en 25 años en Montevideo, convocó a mejorarlo, a ser humildes, cuestionó a los partidos tradicionales, apeló a la unidad frenteamplista, destacó a la “idoneidad, el trabajo en equipo, y el alma”, respecto al cómo desarrollar la labor.

Valoró el papel participativo que debe tener la gente en todo el proceso, y enumeró algunos ejes centrales de su campaña (ver nota aparte).

Pero un énfasis particular fue la concepción de impregnarle a su labor el concepto de la solidaridad.

“Tenemos que generar una mejor capacidad a la hora del Montevideo de los valores, del Montevideo del compartir, del Montevideo de la solidaridad porque de la misma forma que decíamos hoy por el tema del No a la Baja, lamentablemente treinta años de gobiernos neoliberales nos hicieron (creer) que parece que muchas veces es más importante tener dinero para comprar un televisor un poco más grande, y no darle una mano al vecino. Hay un cambio cultural que no podemos permitir. Hay que apostar a la solidaridad, a los valores. No hay futuro para Montevideo si no somos solidarios, si no somos tolerantes, si no somos fraternos”, dijo.

“El cómo”

Martínez reivindicó y dijo que seguirá peleando en su convicción que “los objetivos políticos si no se gestionan bien, no se cumplen. Es parte de un mismo proceso, y no existe el concepto político si no se realiza, si no se concreta, si no hay excelencia, si no hay calidad en lo que se hace”.

Valoró el aporte de José Mujica y de Tabaré Vázquez a la sociedad, y dijo ser partidario de convocar “a los mejores” sin importar a qué partido político representan porque “lo importante es que esté comprometido con la causa y sepa hacerlo”.

Para Martínez los criterios que se deben impulsar a la hora de elegir el equipo de trabajo en la comuna son tres: idoneidad, trabajo en equipo, y alma.

“Hay que tener experiencia de gestión. Y de haberse equivocado para aprender del error y no volver a cometerlo”, evaluó.

En segundo lugar “hay que trabajar en equipo. Conozco excelentes compañeros, que son unos genios, pero no saben trabajar en equipo. El riesgo que eso pase es tener una Intendencia que sean chacras en donde cada uno defienda lo personal y no le dé pelota a lo que pasa con el de al lado. Acá lo más importante es que el objetivo de la Intendencia se cumpla y no que nadie salga bien peinado en la foto, importa estar al servicio de la gente y no lo que pase con el director de tal área”.

“Necesitamos gente que esté comprometida a defender como un puño el equipo de la Intendencia. No se puede convencer a los funcionarios municipales, a los compañeros municipales, de que se pelen el traste, de que pongan en cumplimiento los servicios en función de lo que la gente necesita, si nosotros damos malos ejemplos y estamos encerrados en lo que nosotros queremos”, puntualizó Martínez.

A su entender también es fundamental “tener alma”.

“Gracias a la posibilidad que me dio la vida de trabajar en la Refinería de Ancap. En la Refinería me enseñaron compañeros trabajadores de La Teja, del Cerro, de Santa Catalina, Paso Molino, Pueblo Victoria, Nuevo París, la Cachimba, La Isla, Tres Ombúes, me enseñaron algo maravilloso, algo que esta zona oeste tiene, y que queremos que sea un patrimonio de todo Montevideo, que la solidaridad no se compra, la solidaridad se practica. La solidaridad no es un recurso, es un compromiso de vida de todos los días”, y por ello realizó el acto en La Teja.

Según Martínez “el ser solidario también es entender que antes de tomar una resolución sobre cualquier tema hay que hablar con la gente: hay que ver con los ojos, y hay que escuchar con los oídos propios lo que pide la gente y cuáles son las realidades”.

Instó a ser “humildes” y no caer en el “orgullo” porque “se gobierna con la gente”.

Exintendentes

Entre las presencias que le acompañaron, Martínez destacó de forma especial “al joven mariano Arana”, exintendente y a la actual jefa comunal Ana Olivera.

Concurrió además el exintendente Ricardo Ehrlich.

Concurrieron las también candidatas del Frente Amplio a la comuna capitalina, Lucía Topolansky y Virginia Cardozo.

Abanico de propuestas

En su intervención, Martínez dedicó varios de sus 53 minutos de oratoria para referirse a algunas propuestas y énfasis a promover en la gestión.

En ese sentido, convocó a mirar Montevideo “con clave metropolitana” integrando a la ciudad de Canelones y de San José.

Se mostró dispuesto a profundizar el papel de los Municipios.

Martínez consideró que es indispensable “la inclusión de género” que “tiene que estar en la primera tapa del libro de cada cosa que hagamos”.

En violencia de género, Martínez quiere crear cooperativas sociales que otorguen salidas laborales a mujeres jefas de hogar que son víctimas de la violencia doméstica.

También indicó que hay que contemplar además la inserción a los jóvenes, y también a los discapacitados “y para la innovación”.

“Necesitamos desarrollar una política de transporte público y movilidad urbana porque gracias al crecimiento económico que ha liderado el Frente Amplio y las políticas redistributivas, hoy hay mucha gente que tiene vehículo, un auto o una moto, pero nuestras calles no dan abasto”, indicó.

Abogó por un sistema de transporte de calidad, “que cumpla los horarios, limpio, y no motivemos a que el ciudadano cada uno vaya con su auto a trabajar, y que lo use sí para el esparcimiento o para ir a buscar al botija”.

También es una mirada hacia el cuidado del medio ambiente, señaló.

Los semáforos inteligentes también permitirán un transporte más rápido.

Valoró que hoy no existen prácticamente “basurales endémicos” pero dijo que es necesario seguir trabajando en las políticas de clasificación en varias partes de la ciudad.

Destacó que las líneas de acción de Ana Olivera han permitido que “hoy los clasificadores trabajan con dignidad, con ropa, servicio médico, y que se pueden bañar”.

Enfatizó la necesidad de crear cuatro plazas de Convivencia Ciudadana, al estilo de la Plaza Seregni o la zona de Casavalle. “Son espacios en donde se puede compartir un deporte, una actividad cultural, en donde podemos convivir y aprender a respetarnos unos con otros”.

También quiere promover la creación de 150 plazas públicas, uno de los temas más pedidos por parte de los vecinos, a quienes les planteó en sus visitas que “deben empoderarse, y crear Comisiones de Fomento”.