La Peatonal Sarandí, principal calle de la Ciudad Vieja en Montevideo, Uruguay, vive por estos días un singular y atractivo espectáculo cultural que despierta, por su peculiaridad, la admiración de grandes y pequeños.

La vía, por donde caminan a diario cientos de personas, acoge la presencia del joven violinista chileno Javier Meneses y de su acompañante pianista Sherlock, nombre similar al del célebre detective inglés nacido de la pluma de Arthur Conan Doyle.

Nada de llamativo tuviera este dúo, de los muchos artistas que allí acuden cada día para llevar su música y pintura, si no fuera porque este último personaje es una marioneta de pelo largo y entrecano, barba rala y bigotes, de espejuelos azulados y que toca el piano con destreza.

Llevamos tocando juntos cuatro años, “con un éxito tras éxito, además de felicidad tras felicidad”, aseguró a Orbe Meneses, ante decenas de personas que disfrutaban de una melodía clásica.

El joven chileno, graduado de música clásica y violín en el conservatorio, manifestó que se decidió a desarrollar esta idea, en la que varios factores influyeron, pero lo “principal fue el arte y el gusto por las marionetas desde que las conocí”.

Lo hallé muy bonito y por eso decidí animarme a trabajar con títeres, después pasó un poco el tiempo y se me ocurrió la idea de hacer unas marionetas a pedales para poder fusionarlo con mi música, explicó.

Subrayó que encontró la idea muy bonita y la trabaja con todas las ganas para poder desarrollarla y juntos perfeccionarla en la medida que pasa el tiempo.

Sobre las preferencias, Meneses señaló que tocan música clásica y tangos, y también hacen arreglos de canciones populares.

Insistió en que, principalmente, ejecutan la música clásica, que resulta compleja, pero “se puede hacer una performance bonita, con complejidad musical”, apostilló.

Sherlock es chileno igual que tú y qué hacen por acá por Montevideo, le preguntamos, y su respuesta entre risas fue: “Andamos de vacaciones”.

Pero también hemos viajado a otras ciudades y países de Sudamérica como Perú, Bolivia, Brasil y ahora Uruguay, y próximamente iremos a Argentina, afirmó.

El artista, natural de la Serena, capital de la región costera de Coquimbo, provincia de Elqui, al norte de Santiago, dijo ser acogido en Montevideo “súper bien” y consideró “muy cariñosa la gente de aquí”.

Al referirse a las personas que se agolpan alrededor de él y Sherlock, enfatizó que la interpretación de la marioneta tiene mucho realismo y hay “gente que se confunde y piensa que el muñeco es el que toca de verdad”. (Autor: Juan Carlos Díaz Guerrero / Semanario Orbe, Prensa Latina)