Por: Gustavo González, analista

Allí estuve y pude encontrarme con entrañables compañeros y compañeras, con alguno de los cuales no me veía hace ya muchos años. Se eligió además una fecha también emblemática en la historia de nuestro país, cuando se produjo el golpe militar, pero también —y aquí lo importante— la CNT declaró la huelga general resistiendo al golpismo.

En la parte oratoria, se recordaron entre los distintos oradores presentes esos oscuros años de represión, pero destacando cada uno de ellos la importancia que tuvo resistir para luego derrotar a la dictadura.

El compañero Llopart, dirigente histórico de la Cooperativa, recordó una larga lista de compañeros y compañeras que ya no están entre nosotros y a cada nombre le respondía el aplauso de todos quienes estábamos allí presentes. Recordó también anécdotas de la resistencia del barrio, algunas tales como cuando los milicos ponían “ratoneras” en las casas y cómo hacían los compañeros para poder avisar que no se entrara en ellas, cuidando de esta forma a muchos y muchas compañeras. Además tuvo en sus palabras un gran planteo pedagógico refiriéndose al término “ratonera”, explicando para los jóvenes presentes de qué se trataba el asunto.

Para finalizar el acto, la Intendenta de Montevideo y los compañeros del barrio descubrieron la marca, en la cual se encuentra el texto que dice “A FUCVAM y Mesa 2. Lugar de encuentro de caceroleos, apagones y una activa participación en la recolección de firmas en defensa del Cooperativismo”.

Ello en clara referencia a las movilizaciones masivas de nuestro pueblo contra la dictadura con cacerolas y apagones y asimismo recuerda la histórica recolección de firmas de FUCVAM, aquel 26 de febrero de 1984.

Como si esto fuera poco, cerró el acto el coro de las compañeras y compañeros de la tercera edad de Mesa 2, que cantaron como si fueran pibes el “Himno de las Cooperativas” de autoría del gran Compañero Ruben Olivera.

Pero no me puedo olvidar del más importante hecho de este acto y es que sirvió una vez más para el reclamo de verdad y justicia que estuvo en boca de todos los oradores.
Y en el encuentro no hablamos del mordisco de Suárez, ni de la celeste a pesar de haber muchos futboleros entre nosotros, pero hablamos sí de que para estar orgullosos de ser y luchar por la celeste, tenemos que seguir luchando junto a las madres de los compañeros desaparecidos, para que la memoria se transforme en una acción conjunta para saber la verdad y la justicia y que todo torturador de los que hoy gozan de libertad, sea juzgado de una vez y para siempre. Solo de esta manera, la memoria se transformará en acción real e indispensable, para como dicen las estrofas de nuestro himno nacional ¡Tiemblen los tiranos! y solo así ¡sabremos cumplir!
Felicitaciones a la Comisión de la Memoria, a la Intendencia, Mesa 2 y FUCVAM por la iniciativa. Los pueblos debemos conocer muy bien el oscuro pasado, para que jamás se vuelva a repetir.