Por: Por William Marino

A muchos no les gusta, otros no los entienden, pero nosotros los vemos como algo muy cerca de la gente, siempre y cuando el vecino se pueda acercar a ellos; si no, será igual que en el pasado: inalcanzables a los planteos populares por mas que ahí estén, en la cercanía.

Hoy ya todos los partidos políticos tienen su plancha de candidatos a la espera de largar esa gran carrera, no solo por el sueldo suculento que supone llegar a ser alcalde-alcaldesa sino que también los partidos políticos y sus grupos ven por ese lado el tener piezas de recambio para las otras instancias electorales.

Antes, el ser intendente de un departamento significaba que en las siguientes instancias era candidato al Senado y/o Diputado, hoy muchos ven con gran interés ese principio de carrera política que en las anteriores (2010) no se comprendió bien.

Montevideo tiene ocho Municipios, en los cuales votarán más de un millón de personas, pero aquí la pregunta clave es cuántos de esos votantes saben cuál es su Municipio, cuál es su alcalde, dónde queda el Municipio.

No saben porque los Centros Comunales Zonales, que son 18, los instalamos hace ya más de 20 años y el 90% de los vecinos nos solo no saben dónde se encuentra el que les corresponde, sino que no sabe quiénes son sus concejales vecinales y menos qué función cumplen.

Pero volviendo a los Municipios, aquí lo clave, por lo menos en lo que al Frente Amplio se refiere, será la militancia no solo de los grupos políticos sino de los propios candidatos, pues el territorio es muy grande, en lo físico y en la gente y mucho tiempo no queda pues apenas faltan unos 60 y pocos días.

A los vecinos hay que hacerles llegar cuál es el programa que tiene cada candidato, más allá de que el Frente Amplio tiene su Programa Departamental, pero eso no basta: hay que salir a decirle al vecino aquí estamos, en el periodo anterior hicimos esto, para el que viene proponemos esto otro.

El Frente tiene algo que a la vista de la gente y en manos de la derecha le juega en contra.

Estamos en el Gobierno Nacional, tenemos para muchas cosas mayorías parlamentarias, tenemos la Intendencia y todos los Municipios.

A la gente hay que hablarle claro: “esto (lo que sea) no lo hicimos, porque no quisimos, no pudimos o no lo supimos realizar”. Solo hablando cara a cara con el pueblo podremos mantener y dar un gran golpe de timón en contra de la derecha rosadita, bajo ese nuevo rótulo que se llama “concertación”.

Estamos en condiciones de darles una “paliza histórica” en Montevideo y muchos departamentos del interior, pero eso no viene por gracia divina, viene por el trabajo que realicen los dirigentes y candidatos junto a la militancia, no solo aconsejando sino trabajando codo con codo. El Frente es uno solo, no es uno en la Coordinadora, otro en el Departamento y otro a nivel nacional.

El Frente Amplio es uno solo y como tal deberá pelear los votos. Si creemos que elegimos los mejores candidatos para el departamento y los Municipios, vamos a luchar por ello; si no, todo se puede venir abajo como un castillo de naipes.