Por: Luis Casal Beck

Nacido en Montevideo en 1908, Cusano fue sucesivamente diputado por Colonia (1934-1938), por Soriano (1938-1942), y miembro del Senado durante cuatro legislaturas sucesivas (1943-1959). Integró asimismo el directorio del Partido Nacional a partir de 1938. En 1954, fue uno de los candidatos al Consejo Nacional de Gobierno por el sector acaudillado por Luis Alberto de Herrera (cuarto titular); y en 1958, se opuso a la alianza con Benito Nardone, integrando una nueva fracción (Nacionalismo Intransigente), encabezando la nómina al gobierno colegiado (el grupo conquistó dos bancas de diputado).

De apasionada militancia antiimperialista, Angel María Cusano fustigó en una entrevista publicada por Cuadernos de Marcha (Nº 46, febrero de 1971) los desbordes violentistas del pachequismo (“nadie vive hoy tranquilo, ni siquiera en su casa. Atravesamos el régimen de la metralleta, el garrote, la delación”), la pasividad de su antiguo partido ante este estado de cosas, y reclamó el urgente retorno a un régimen de libertad.

Evocando su extenso tránsito por el Parlamento (24 años), el ex senador recordó que durante la sesión que debatió la adhesión de Uruguay a la Organización de Estados Americanos (OEA), habló durante cinco horas, denunciado su carácter imperialista (después “Herrera, me abrazó”). Sobre el porvenir del Frente Amplio, sostuvo: “Hay que desarrollar esta gran esperanza”. Y en los meses siguientes, fue uno más en la militancia cotidiana.