Por: Marcelo Hernández

La española Nohemí Hervada es una bloguera exitosa, muy conocida en el “mundo maternal”. En mayo dará una charla en Montevideo para asesorar a integrantes de la Fundación Canguro del Hospital Pereira Rossell, ya que es experta en cuidados canguros para prematuros, especialista y formadora en porteo (uso de portabebés).

Además, Hervada es autora de dos libros, coordinadora de cursos y formaciones en varios países. Además, es pionera en el apoyo a madres y familias con bebés prematuros, en lactancia materna, sexualidad y en demostrar que la verdadera conciliación maternidad-trabajo es posible.

En Uruguay también presentará el 12 de mayo su libro “La maternidad sin tabués”, que trata sobre maternidad, hijos, conciliación, pareja, sexo, lactancias no placenteras, duelos y otros temas de los cuales aún cuesta hablar.
Hervada se ha convertido en una referente para mujeres que desean tomar conciencia de su potencial para afrontar un cambio y mejora en lo personal y profesional. Y, en ese marco, dictará una conferencia titulada: “Emprende en Femenino”. Como ella misma dice: “Soy una simple mamá que encontró la fórmula para la verdadera conciliación adaptando mi trabajo a mi familia y no al revés. Eso es el éxito”.

También dictará el seminario “El arte de asesorar a las madres”.
Por más información ingresar en http://nohemi-hervada.com/argentina-uruguay-2017

¿Contame un poco de tu vida, cómo se conforma tu familia, qué estudiaste, dónde has trabajado?
-Soy Nohemí, madre de Iker, mi hijo mayor, de 11 años que fue, como dice él, quien me enseñó mi actual profesión, de Altir, un bebé que de haber nacido ahora tendría casi 8 años y de Mencía, de casi 6. Llevo divorciada desde que mi hija pequeña era un bebé, así que vivo con mis dos hijos, aunque podríamos decir que nuestra familia incluye a su padre y a mi pareja actual. Sin duda los modelos de familia actuales incluyen nuevas realidades como la nuestra.

¿Cómo te vinculaste al “mundo maternal”?

-El nacimiento de mi hijo mayor supuso una antes y un después en mi vida, como suele suceder a la mayoría de las mujeres. No sólo por el hecho de tener un hijo y lo que lleva consigo, sino por el modo en que nació, por lo poco preparada que estaba para no permitir violencia en mi parto. Ese hecho dejó una herida que tardé años en sanar. De hecho tardé meses en identificar. Hablamos tan poco de la violencia que nos rodea que no la identificamos, lo aceptamos como parte del proceso, una especie de impuesto a pagar para tener a nuestro bebé en brazos.

El caso es que hay miles de mujeres hoy con estrés post traumático a causa de haber sufrido violencia gratuita, como todas las violencias. En algunos casos se enmascara tras el cansancio habitual de criar un bebé, de hacerlo con poca ayuda. A veces callamos creyendo que no es normal estar mal teniendo un hijo bello y sano. Lo cierto es que muchísimas mujeres sufren angustia tras el parto que se acrecienta por su sentimiento de culpa al no ser lo felices que se supone debemos ser con un bebé en brazos.

Lo cierto es que yo empecé a sanar mi herida gracias, sobre todo, a tener un contacto continuo y estrecho con mi hijo a través de la lactancia y el porteo y al deseo de contribuir a que las mujeres tuvieran más información para evitar pasar lo que yo pasé.

Formarme como asesora de lactancia, llevar un grupo de apoyo y dedicarme a difundir la importancia del porteo, ya que soy una de las fundadoras de Red Canguro, que fue mi forma de transformar mis vivencias dolorosas en algo constructivo. Empecé con mi blog, una tienda on line, y poco a poco ampliando mis servicios hasta innovar fundando las dos escuelas internacionales más importantes de formación de asesoras de maternidad y porteo en español: Asesoras Continuum, y Asesoras de Porteo Mimos y Teta

¿Qué experiencias has adquirido en estos años como para qué consideren o consideres que son interesantes compartirlas y qué les sirven a otras mamás para la crianza de sus hijos?

-La experiencia propia te da la posibilidad de empatizar con las madres que viven situaciones similares a las mías, en ese sentido todas las madres somos importantes para tejer el entramado de transmisión de conocimiento y experiencia maternal. No obstante, haber trabajado durante años asesorando a cientos de familias con realidades y situaciones diferentes te da un bagaje valiosísimo a la hora de asesorar y a la hora de dedicarte a al formación. Quedarte con la experiencia propia es limitar el foco, y si algo he aprendido en estos años es que nunca hay dos situaciones iguales, así que cuantas más realidades hayas contemplado, cuanto más abras el foco, cuanto menos importe tu opinión personal, mejor preparada estás a la hora de ser una herramienta útil a las familias.

Si viviéramos la maternidad de forma más social y menos aislada, si conviviéramos todos con bebés y niños, seguramente mi trabajo no sería necesario. Pero hoy por hoy lo cierto es que las mujeres afrontamos la maternidad con muy poca información relevante y muchísima irrelevante. Eso nos coloca en una situación compleja y desfavorable para poder disfrutar de una vivencia única y especial. Las asesoras de maternidad somos una respuesta a una demanda real, no siempre nombrada, pero siempre necesitada.

¿Cuál es la clave para lograr una buena sintonía trabajo-maternidad?
-Establecer las prioridades. No sentirse mal por querer compaginarlo. Parece que se nos obliga a ser de un bando o de otro. Las que se quedan con su bebé en casa y las que vuelven pronto al trabajo. Cuando lo cierto es que quedarse en casa con un bebé es trabajo. Agotador, sin festivos ni recreo, y sin paga. Las mujeres tenemos que empezar a reivindicar la valoración del maternaje. No es una idea nueva ni revolucionaria, hay países en el norte de Europa que lo tienen claro, o sea que poder, se puede.

Mientras nuestros gobiernos cambian y subvencionan nuestro tiempo en exclusiva para el bebé, las mujeres encontramos fórmulas para compaginar trabajo remunerado y cuidado del bebé, cuando ese es nuestro deseo. Se trata de lo que llamo “emprende en femenino”, o sea, trabajar con modelos de trabajo femeninos, no masculinos que no tienen en cuenta que la paternidad es una etapa importante en la vida, que requiere tiempo de verdad, no sobras el fin de semana.

¿Cuáles son los tabúes de la maternidad?
-Pues en la entrevista he mencionado varios: la violencia obstétrica, la soledad, el aborto en cualquiera de sus formas, los duelos por expectativas frustradas, las heridas emocionales de los partos robados, las cesáreas, las lactancias frustradas, las relaciones de pareja afectadas por la llegada de los hijos, la sexualidad de las parejas con hijos… ¿sigo?

¿Cuál es el consejo fundamental que le podés dar a una madre de un bebé prematuro?
-Que recuerde que gracias a los avances en la ciencia, la mayoría de los bebés prematuros sobreviven, pero que sólo gracias a ella, ese bebé se desarrollará de la forma óptima teniendo en cuenta sus circunstancias. Nada sustituye el abrazo materno para estos bebés: nada. Mi consejo sería que delegue todo lo que pueda de sus tareas cotidianas, y sea ella “la incubadora” de su hijo, todo el tiempo que pueda. La prematuridad no tiene por qué afectar negativamente al bebé, la separación de la madre sí lo hace.