Dar vuelta todos los recipientes con agua: latas, botellas plásticas, cubiertas en desuso, y proteger con tapa los tanques de agua en áreas de mayor riesgo.

Los neumáticos también se pueden cortar o perforar para que no acumulen agua o colocar aceite quemado dentro de los mismos.

Si la casa tiene el tipo de azotea que se mantiene con cierto nivel de agua, es necesario colocar los peces denominados madrecitas de agua. Se pueden obtener en el Servicio de Salubridad (teléfono 2401 7402, Eduardo Víctor Haedo 2046).

También se debe recurrir a ese Servicio en caso de identificar mosquitos Aedes. Los funcionarios tomarán las medidas pertinentes si se confirma que son Aedes aegypti.

Si hay piscinas en la vivienda, es importante mantener los niveles de cloro y activar el filtro periódicamente para asegurar el movimiento del agua.

Los tanques donde se almacena agua deben estar bien tapados (se puede usar siliconas), con mosquitero en la ventilación. Si hay aljibes, se debe envolver el brocal del aljibe con tela mosquitero, dos vueltas perfectamente pegadas.

En cuanto a los insecticidas domésticos, si se usan espirales se deben poner siempre sobre un plato para que la brasa no caiga al piso y pueda producir incendios.

Se pueden usar repelentes teniendo precaución en caso de lesiones en la piel (no más de cuatro veces al día). Los mosquiteros en las ventanas son de utilidad.

Ante una fuerte fiebre y dolor articular, consultar urgente en su servicio de salud.