Por: Luis Casal Beck, Periodista

Esta tendencia se acentuó gradualmente desde la salida de la dictadura (1984), hasta que el Frente Amplio (que se presentó electoralmente de muchos modos, desde su origen, recurriendo por ejemplo al lema PDC), obtuvo su primera victoria nacional en 2004, circunstancia en que nuevamente como en 1966 una fuerza política gobernante conquistó el control de ambas cámaras.

El gobierno que asumió en 1972 (Partido Colorado) redujo en cinco años (1966 a 1971) su representación legislativa propia: de 17 a 14 senadores; y de 50 a 41 diputados. Apeló entonces a una alianza con fracciones blancas de signo conservador, duramente criticada por Wilson Ferreira Aldunate. Sobrevino después el ciclo autoritario (1973-1985), en que los usurpadores del poder, buscaron aniquilar a la izquierda, lo que no consiguieron..

En 1984, los colorados volvieron a ganar la elección con la misma representación legislativa previa a la dictadura (14 y 41). En 1989, le tocó el turno de gobernar a los blancos (13 senadores, 39 diputados). En 1994, regresaron los colorados (11 y 32), nuevamente victoriosos en las elecciones de 1999 (11 y 33).

La izquierda inicialmente conquistó una bancada de 5 senadores y 18 diputados. En 1984, ratificó su vigencia (6 y 21). En 1989, vivió una fractura de sectores que después regresarían (FA: 7 y 21: Nuevo Espacio con Hugo Batalla: 2 y 9). En 1994, -primera candidatura de Tabaré Vázquez a la presidencia de la República-, la izquierda llegó a los 9 senadores y 31 diputados. En la elección siguiente (1999), aumentó a 12 y 40, convirtiéndose en la fuerza política mas votada (en el balotage, ganó Jorge Batlle). Hasta que en 2004, llegó al gobierno, con mayorías legislativas (17 y 52). Desde la elección presidencial del colorado Oscar Gestido en 1966, no ocurría nada igual.