Por: Marcelo Hernández

La clase política de izquierda de nuestro país no se hizo esperar e inmediatamente salió a reafirmar los cuestionamientos al presidente brasileño Michel Temer, los que venían efectuando desde antes de la destitución de la exprimera mandataria norteña, Dilma Rousseff en agosto de 2016.

En ese contexto, el diputado del Frente Amplio (FA) en representación del Partido Comunista del Uruguay (PCU), Gerardo Núñez indicó a LA REPÚBLICA que “lo de Temer es una vergüenza. Queda claro que quienes orquestaron el Golpe contra Dilma están todos involucrados en casos gravísimos de corrupción. Por eso la destituyeron, porque Dilma luchó contra los corruptos y era un estorbo”.

El legislador agregó que “ahora se abre un nuevo escenario en Brasil, que ojalá culmine con un proceso que reafirme la democracia y la potencie, y que ponga tras las rejas a los ladrones. Corte con el divertinaje y reafirme las conquistas sociales logradas con los gobiernos del PT, que fueron activar la economía y redistribuir con el objetivo de que los sectores más sumergidos puedan vivir mejor”

Reacción conservadora

Por su parte, el diputado del FA por el MPP, Daniel Caggiani? señaló a LA REPÚBLICA que “el golpe en Brasil tuvo un sustento económico, mediático, judicial y un apoyo internacional que lo legitimó. La derecha uruguaya fue parte”.

Y fue más allá, al sostener que “la derecha latinoamericana intentó como en Paraguay justificar legalmente un golpe que tuvo mucho más de ajuste económico y social, parecido al consenso de Washington en la década del 90 que el programa de puente al futuro que sustentó la alianza golpista. Me hace recordar al golpe de Terra en Uruguay en la década del 30 sustentada en la alianza conservadora entre herreistas y riveristas denominada ‘Marzistas’ contra el impulso de avance social que supuso el 2º Batllismo en Uruguay.

Añadió que “sin duda la historia no se repite, pero parece existir una importante reacción conservadora a los impulsos reformistas e inclusivos que existen en nuestra rica y desigual América Latina” y finalizó enfatizando que “la derecha uruguaya y latinoamericana debería explicar por qué fue parte de la sustentación internacional del golpe en Brasil”.

Mahía: “Es lamentable”

En tanto, el presidente de la Cámara de Diputados, el frenteamplista José Carlos Mahía (AU) catalogó como “lamentable y preocupante la situación que se vive por estas horas en el vecino país”.

Aseveró que “uno de los actuales flagelos de América Latina es la corrupción. Ojalá que los brasileños puedan alcanzar un sistema político más transparente”.

Ya el diputado del FA-MPP, Sebastián “Tati” Sabini? tuiteó “una manga de corruptos sacaron a una Presidenta electa sin fundamentos ni pruebas y acá los defendieron. Claro que era mujer y de izquierda”.

“Presidente en camino a”

El director de la Institución Nacional de DD.HH. escribió en su cuenta de Twitter que “Da Cunha preso, Presidente en camino a. Ellos dos echaron a Dilma que desde que se le separó del cargo no ha sido citada ni por una infracción de tráfico”.