Busch llegó el lunes 27 a Montevideo. Visitó refugios, participó de instancias de intercambio con equipo técnico de Mides encargado de trabajar con la población de calle y realizó la conferencia abierta al término de su estadía.

La conferencia contó con la presencia de la ministra, Marina Arismendi, quien declaró que “la realidad de las personas en situación de calle la vemos todos los días. Hemos recorrido un camino de muchos avances, pero si decimos que esto que logramos es lo máximo a lo que podemos aspirar, estaremos condenando a muchas generaciones a que no puedan salir de la calle”.

El Mides dispone actualmente de 1.760 plazas en refugios para las personas que viven en situación de calle. Este modelo de abordaje brinda un techo pero no un hogar.

“Cuando en un país hay personas sin hogar, hay déficits en políticas públicas. La gente no llega a la calle sola sino porque hay un Estado que no está dando las respuestas adecuadas: déficits en políticas de vivienda accesible; de salud mental; de atención a personas con consumo problemático de drogas; ausencia de políticas laborales; ausencia de cuidados a quienes son dados de alta de hospitales o a quienes egresan de la privación de libertad; déficits en políticas para personas víctimas de violencia doméstica; entre otras”, aclaró Busch. Y agregó que “la vivienda es un derecho humano fundamental”.

Housing First (la vivienda primero) es una propuesta de desinstitucionalización, descentralización y de apoyo individualizado en el que las personas acceden directamente a la vivienda, sin pasar por refugios.

El experto afirmó que los refugios son una estrategia que trabaja sobre lo emergente: ofrece un techo, pero no un hogar en el que las personas puedan desarrollar su proyecto de vida.

Housing First es asimismo, una alternativa a los sistemas de escalera que proponen distintas instancias de convivencia previa a la adquisición de una vivienda individual. Los sistemas de escaleras se legitiman bajo el entendido de que las personas no están preparadas para vivir solas y que deben pasar por etapas previas.

El experto criticó estos sistemas por inefectivos: la enorme mayoría nunca accede a la vivienda individual y se pierden en cualquiera de las etapas anteriores. “Housing First pretende solucionar el sinhogarismo, no gestionarlo”.